13/8/09

Diego Forlán Corazo: La estrella que una vez soñamos

DIEGO FORLÁN: PLETÓRICO, INCANSABLE, GENEROSO, VALIENTE; así es EL URUGUAYO, así es el alma de este Atleti.
Tal vez lo imaginamos, tal vez lo soñamos, quizá fue una tarde de domingo de fútbol, recordando aquellos campeones del Peñarol de los años 60, que tanto los extrañábamos y no los queríamos dejar morir en el olvido… los Spencer, los Goncalvez, los Rocha, los FORLÁN… Nos
vino como un sueño y deseamos tener una nueva estrella que nos hicera vivir gestas, triunfos y hazañas como la de aquellos grandes campeones, de un tiempo que sentíamos cada vez
, como más lejanos. Su apellido tenía que ser Forlán como el Legendario Pablo, símbolo omnipresente de aquel Peñarol.
Queríamos que fuera veloz, inteligente, técnico, atlético, generoso, sacrificado y goleador.

Fueron tantos los que lo deseamos que al final, el sueño se hizo realidad, y allá por finales de los 90' Diego Forlán comenzó a escribir sus páginas de gloria en el Rojo de Avellaneda, que lo llevaron pocos años después al Manchester United, donde comenzaría a escribir las páginas más gloriosas que un futbolista de Uruguay ha tenido en Europa en los últimos 50 años. Campeón de la Premier League, Campeón de la FA CUP y de la Community Shield.

La historia continua en el Villarreal clasificándose para participar en la Champions, donde alcanzan la semifinal. En la Liga del años 2005, se corona Pichichi y Botín de Oro de Europa, (primera vez que un futbolista de Uruguay lo consigue). Años más tarde en agosto del 2007, Diego desembarca en la orilla del Manzanares, su objetivo conquistar Madrid, y en solo dos años, ha alcanzado objetivos largamente deseados por el Atleti y paralelamente comienza a sumar goles con la gloriosa celeste, que lo colocan hoy como el mayor
goleador de la his
toria de las eliminatorias de la Selección de Uruguay.
FORLÁN ES EPICO: Su despliegue deportivo, su contextura física, sus condiciones anímicas y su infalibilidad en las
redes rivales, lo han colocado en un sitial que solamente alcanzan algunos elegidos. Por eso no nos
extrañó el adjetivo "homérico" con el cual lo definieron desde el periódico Marca en diciembre de 2008, de donde sacamos las siguientes reflexiones: Desde que Hollywood nos programó para imaginarnos a la mayoría de los grandes héroes, rubios, atléticos y de ojos azules, la figura de Diego aparecía como hecha de medida.
Si comprobamos su similitud con el Ulises representado por Kirk Douglas, la actuación de Diego Forlán representa perfectamente la intrepidez del héroe de La Odisea, por lo que el adjetivo homérico le venía como pintado.
Porque si hay algo que defina las características de este futbolista es justamente la ansiedad de aventura y su determinación ante el adversario.
Verle con su melena rubia al aire recorrer el campo infatigable, perseguir la pelota, pasarla a distancia con rapidez y precisión y soltar su terrible disparo en cuanto avista el menor hueco es disfrutar del fútbol en su es
encia pura. Los habrá más completos, como Cristiano Ronaldo, más eléctricos, como Messi, más técnicos, como Kaká. Pero si miramos el conjunto de fútbol, físico, genio y figura, no habrá en Europa jugador que encarne la épica del fútbol con más gallardía que Diego Forlán.
Esa gallardía quedó grabada en forma indeleble en el recuerdo de las 55.000 personas que estuvimos en el Calderón aquel 10 de mayo de 2009 cuando el Atlético de Madrid venció en vibrante e inolvidable partido por 3-2 al Espanyol de Barcelona, remontando un 0-2 con un jugador menos. Si bien el Idioma Español es muy rico en expresiones, esa noche Diego había logrado agotar los adjetivos que se se necesitan para comentar una una actuación memorable. Algunos de los que se pudieron escuchar y leer esos días en España fueron:
INCONMENSURABLE-GRANDIOSO-EXTRAORDINARIO-FARAONICO-SOBERBIO-UNICO-IMPREDECIBLE-SOBREHUMANO-
Lo realizado por Diego esa noche había superado todo lo imaginable.
Su primer gol de zurda para colocar el partido 1-2 desde 35 metros fue otro gol de antología, "a lo Forlán", fue el gol que despertó al equipo, despertó al Calderón, y desconcertó al Espanyol, luego vino el empate por parte de Kun Aguero que determinó un 2-2 que ya tenía sabor a triunfo por haber sido logrado con un jugador menos.
El tiempo pasaba y quienes observábamos el partido desde la posición de privilegio del Palco, podíamos alternar la visión del campo con la de la televisión, por lo que veíamos como los primeros planos seguían los movimientos de Diego, su cansancio, su agotamiento, su desesperación, su entrega. Quería descansar un par de minutos pero su visión del juego lo llevaba a correr hacia la defensa para defender el resultado, es así que lo vimos defender como lateral derecho e inclusive en un par de jugadas como marcador central derecho. El juego no le permitía tomarse el tiempo que necesitaba para reponerse, quería disponer de 2 o 3 minutos de descanso, los necesitaba imperiosamente, su rostro mostraba el agotamiento, pero su inteligencia y su capacidad de ver el juego lo disparaban hacia atrás a defender y evitar el tercer gol del Espanyol. Parecía que el partido terminaba 2-2 pero faltando 3 minutos para el final, hubo un tiro libre para el Atleti y lo pidió Diego, sacó un remate terrible, que si bien el portero pudo contenerlo, terminó sentido en la jugada, el juego se paralizó entonces por casi 4 minutos, esos eran los que necesitaba Diego para reponer algo de energía y poder intentar una nueva hazaña.
El recuerdo nos lleva al minuto 93, es la última jugada del partido, una pelota que recibe Simao Sabrosa, y Diego realiza un desplazamiento de relojería suiza entre la última línea del Espanyol, que no pasa desapercibido por su compañero, y el pase que no se hace esperar, es preciso "a lo Simao", la aparición de Diego frente a Kameni parece fantasmal, digna de un final de película de suspenso, no hay margen para el error, y Forlán no falla, la definición es precisa, la de un elegido, la de un goleador en racha infernal, y el 3-2 para el Atlético de Madrid cuando el reloj marcaba el tercer minuto de descuento. El equipo se confunde en un abrazo con todo el Calderón, todos los aficionados del Atleti por Madrid y España, todo Uruguay, nosotros en la tribuna, parecía un sueño. Si hubiéramos querido escribir el libreto, no hubiera salido tan perfecto como sucedió en la realidad.
El partido termina y todo el Calderón coreó durante por 8 a 10 minutos fue un solo grito: URUGUAYO-URUGUAYO Y URUGUAY-URUGUAY!!!, era el final de la película y el héroe había triunfado.
NADA ES IMPOSIBLE SI TIENES A FORLÁN:
Las radios, los canales de TV, el mundo del fútbol solo hablaba de Forlán y la gente en los alrededores del Calderón, en los subterráneos y en los trenes de cercanías, regresaron a sus casas gritando un solo nombre: URUGUAYO, URUGUAYO, URUGUAYO... el grito de victoria que los representaba a todos.
La alegría se extendió en una atmósfera de encantamiento por el resto de la España colchonera en una especie de emoción incontenible. Los ecos llegaron también a Uruguay, donde todos supieron que en España y Europa se comentaba que: NADA ES IMPOSIBLE SI TIENES A FORLÁN... desde entonces las mayorías imparciales lo consideraron como el jugador más sobresaliente de la Liga Española 2008-2009, por eso que a nadie nos sorprendió los adjetivos con los cuales he titulado este post.
Es este un homenaje a un ciudadano ilustre de nuestro querido Uruguay.
Hoy sabemos que Diego Forlán no solamente es el héroe máximo del Atlético de Madrid, sino que integra un selecto grupo de jugadores junto a Andrés Iniesta del Barcelona e Iker Casillas del Real de Madrid que los llamaría LOS UNÁNIMES, porque solo ellos consiguen un respeto y aceptación general, cosa tan difícil en este mundo de hoy tan paradójico, tan separatista, tan violento y tan confrontacional, donde solo unos pocos, consiguen esas unanimidades.
Tampoco sorprendió el vibrante homenaje que el Noticiero NCuatro de la TV española le rindió al día siguiente, cuyo link se agrega y cuyo relato principal agrego:
“Porque cuando todo parecía perdido, hubo alguien que tomó la bandera; porque cuando hacia falta de verdad; la afición apareció, porque la rabia se convirtió en fe; porque la suerte cambio de bando; porque por fin apareció el equipo, y por sobre todo, porque en el Atleti juega él, PLETÓRICO, INCANSABLE, EFICAZ, GENEROSO, VALIENTE; así es él, así es EL URUGUAYO, así es el alma de este equipo, y sus compañeros lo saben...
http://www.youtube.com/watch?v=GVgjMmLvhO0

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMENTARIOS: