30/8/17

Uno crece cuando se enfrente con el sufrimiento, con la culpa o con la muerte - Alejandro de Barbieri



Abriendo Puertas - Coraje para enfrentar la vida y la muerte from Iglesia Católica Montevideo on Vimeo.

Uno crece cuando se enfrenta con la muerte, con la culpa o con el sufrimiento (Viktor Frankl).

Hay que visitar a las personas enfermas o sufrir res porque eso nos permitirá nutrirnosnel alma para poder hospedar allí los dolores y el sufrimiento del otro.

Nosotros somos grandes personas por lo que transmitimos, por nuestra actitud, no por nuestro currículum ni por nuestros títulos. 
Y es frente a situaciones como la enfermedad o la muerte en que nosotros podemos sacar lo mejor de nosotros como personas
Por eso que Es importante no reprimir nuestros sentimientos ante el dolor, el sufrimiento o la culpa porque de esa manera nos volveremos más sensibles ante la vida. 

Estamos viviendo un mundo de banalidades y debemos desarrollar la sensibilidad espiritual de las personas y eso implica desarrollar la sensibilidad ante el arte, frente a la vida, frente a la belleza. 
Lo opuesto es caer en un mundo de superficialidad, de banalidad de inconsistencia (muy favorecido por la aducción a las redes donde pasamos salpicando de una noticia a otra sin profundizar en nada), una vida light donde hacemos la plancha y nada de lo que hacemos nos permite demostrar los valores que tenemos.

La atencion es un músculo que hay que ejercitar diariamente - Daniel Goleman


¿Qué es realmente la inteligencia emocional?

Esta dimensión responde a otro modo de entender  la  inteligencia más allá de los aspectos cognitivos, tales como la memoria y la capacidad para resolver problemas. Hablamos ante todo de nuestra capacidad para dirigirnos con efectividad a los demás y a nosotros mismos, de conectar con nuestras emociones, de gestionarlas, de auto-motivarnos, de frenar los impulsos, de vencer las frustraciones…
A su vez, Goleman explica que dentro de su enfoque sobre la inteligencia emocional hay cuatro dimensiones básicas que la vertebran:
  • La primera es la auto-conciencia, y hace referencia a nuestra capacidad para entender lo que sentimos y de estar siempre conectados a nuestros valores, a nuestra esencia.
  • El segundo aspecto es la auto-motivación y nuestra habilidad por orientarnos hacia nuestras metas, de recuperarse de los contratiempos, de gestionar el estrés.
  •  La tercera tiene que ver con la conciencia social y con nuestra empatía,
  • El cuarto eslabón es sin duda la piedra filosofal de la Inteligencia Emocional: nuestra habilidad para relacionarnos, para comunicar, para llegar acuerdos, para conectar positiva y respetuosamente con los demás.
Como curiosidad, Daniel Goleman nos recuerda en sus libros la necesidad de ser competentes en estas cuatro áreas. En caso de no hacerlo, podríamos tener, por ejemplo, al clásico directivo entrenado en Inteligencia Emocional pero que solo ha llegado a a asumir la auto-conciencia, pero no su capacidad de empatizar con los demás, de entender esos mundos ajenos a las propias necesidades y valores. Debemos ver por tanto estas cuatro áreas como un todo.

La inteligencia emocional se aprende y se puede potenciar

Tanto en su libro “Inteligencia Emocional” (1995) como en “Inteligencia Social” (2006) su autor nos explica que parte de esta habilidad, de esta capacidad, se halla en nuestra propia epigenética. Es decir, se puede activar y desactivar, dependiendo del entorno emocional y social en el que crezcamos, en el que nos eduquen.
Sin embargo, y aquí reside la auténtica magia, la Inteligencia Emocional responde a esa plasticidad cerebral donde cualquier estímulo, práctica continuada y aprendizaje sistemático crea cambios, construye conexiones y nuevas áreas donde ser mucho más competentes en cada una de las 4 áreas antes señaladas.
Daniel Goleman señala también la necesidad de educar a los niños a través de este enfoque. Ya sea en el hogar o en la escuela, todos deberíamos ser capaces de crear un contexto válido y significativo en Inteligencia Emocional. Por otro lado, en lo que al mundo adulto se refiere, sabemos que no faltan en nuestro día a día cursos de todo tipo, que cada día se dan seminarios, conferencias y que todos tenemos además, múltiples libros y revistas a nuestro alcance para formarnos.
Lograrlo, es cuestión de voluntad, de constancia y de aplicar esa conciencia real donde hacer presentes y constantes esas claves que el profesor Goleman nos señala en sus trabajos:
  • Debemos detectar la emoción que hay detrás de cada uno de nuestros actos.
  • Es necesario que ampliemos nuestro lenguaje emocional (a veces no basta con decir “estoy triste“, hay que ser más concretos. “Estoy triste porque me siento decepcionado, algo enfadado y confuso a la vez”).
  • Controla lo que piensas para controlar cómo te comportas.
  • Busca un por qué al comportamiento de los demás, sé capaz de entender las perspectivas y los mundos emocionales ajenos.
  • Expresa tus emociones de forma asertiva.
  • Mejora tus habilidades sociales.
  • Aprende a auto-motivarte y en luchar por esos objetivos que te pueden acercar a un auténtica felicidad.
Para concluir, más allá de esa cifra que nos ofrecen los clásicos test estandarizados sobre inteligencia, existe otra esfera, otra dimensión y otra inteligencia con la cual, podemos alcanzar el éxito. Hablamos de ese éxito personal donde ser capaces de ajustar comportamientos y emociones, donde conectar mejor con los demás, donde vivir en equilibrio y armonía sintiéndonos competentes, libres, felices y realizados personalmente. Lograrlo es una aventura que conquistar a diario.


31/7/17

Que es la PSICONEUROINMUNOENDOCRINOLOGÍA (PNIE o PINE) - Dra. Margarita Dubourdieu

PSICONEUROINMUNOENDOCRINOLOGÍA (PNIE).
Una nueva mirada multidimensional de los procesos de  salud y enfermedad. 

La PNIE es la disciplina que investiga la relación psique-soma-entorno en base a fundamentos científicos. 
Existe una comunicación neuroquímica que vincula los principales sistemas reguladores de la biología, como respuesta a las circunstancias psicosocioespirituales y ambientales de cada sujeto en una intermodulación de los sistemas nervioso, endócrino e inmune. 
La práctica profesional médica y psicológica, así como la observación en la vida cotidiana, permite constatar cómo la expresión de la conflictiva psicológica se da conjuntamente con trastornos a nivel orgánico. 
Asimismo las patologías orgánicas cursan siempre con distintos grados de repercusiones y afectaciones en la esfera emocional que pueden afectar también nuestras relaciones interpersonales. 
Estas concomitancias psique-soma podrán manifestarse con síntomas predominantemente en un sistema,  pero por ser cada persona una unidad biopsicosocio-espiritual expuesta a continuos estímulos, las modificaciones en un sistema  afectará a los restantes.
Lo psicosomático alude a la condición humana, por ello se trata de una forma de enfocar cualquier afección ya sea que los síntomas se expresen predominantemente a nivel somático o mental.
Para los agentes de salud, el ampliar la mirada e integrar otros enfoques explicativos, tomando aportes de la epigenética, las neurociencias y la Psiconeuroinmunoendocrinología redunda en un enriquecimiento del abordaje específico de cada disciplina, llevando a desarrollar una Medicina integrativa, una 


Psicoterapia Integrativa asi como una integración trasndisciplinaria en otras Ciencias de la Salud .

DIOS Existe y esta es mi comprensión de DIOS. Annie Marquier


¿Qué es Dios para Ud?:
Dios ha sido una representación simbólica desde mi punto de vista, de una gran conciencia Universal, que los seres humano no alcanzaban a definir con exactitud y precisión. 
Así que le llamaron DIOS y le atribuyeron unas características humanas. Pero ahora diríamos que la idea de DIOS se ha ampliado, se ha vuelto más Universal, mucho más flexible, mucho más adaptada a nuestra conciencia actual.
De modo que DIOS no es algo o alguien instalado en una nube en algún lugar, y que observa los pecados que hacemos nosotros, pobres seres humanos. 
Es más bien una gran conciencia universal, de la que formamos parte, porque se encuentra al mismo tiempo fuera de nosotros y en nuestro interior, o sea que también puede formar parte de nosotros, pues sabemos que todos somos uno, porque todos estamos inmersos en ese gran campo de energía cuántica. 
Porque así se le denomina en física.
Y esa gran Conciencia, Inteligencia o Dios ... según sabemos (porque nos lo han dicho), esta gran Conciencia que es Universal, que es todo Amor, todo Inteligencia, que es todo Belleza, que es todo Creación, a esa gran Conciencia la hemos llamado DIOS.por algún tiempo, y eso está bien, y eso no ha sido un error. 
Pero ahora la vemos de un modo mas amplio más allá de los DOGMAS, más allá de los sistemas de creencias, de modo que podríamos decir que DIOS está en todas partes. está a nuestro alrededor, y está en nuestro interior.
Si queremos utilizar este término DIOS (podemos utilizar otros), el nombre no es importante, sino que lo importante es la realidad que existe detrás de él. Una realidad que se nos rebela cada vez con mayor evidencia como formando parte de nuestra vida diaria. Ya no está la Iglesia por un lado, y por otro lado, todo lo demás, ahora diríamos que la gran Conciencia impregna la totalidad de nuestras vidas, esperando así, que este mundo cambie.

La persona que aprende a abrir su corazón, y se la hace vivir en gratitud, la firma emocional de la gratitud, significa que ya ha pasado, y solo aceptarán, creerán y se rendirán a  esos pensamientos, que comienzan a cambiar su microambiente y entorno.
Una persona viviendo desde su corazón, con un corazón y una mente coherente, la energía alrededor de su cuerpo crece, yo lo he medido. Ahora se siente conectado a todo y a todos, y va desde ser egocéntrico desde aquí abajo (región umbilical),  a ser generosos. 

Cuando compartimos nuestra energía con el mundo, el mundo nos retorna esa energía de diversas formas - Stefany Cohen

Bienvenidos al museo de las cosas que se quedaron a medias está lleno de buenas intenciones y también de desilusiones o de cosas que no se concretaron.
Les ha pasado estar con una persona que 
Algunas actividades son como hoyos negros que nos absorbieran la energía y hay otras actividades que son como generadores de energía.

Desde niña aprendí que quería ser escritora y fue desde entonces que acepte con demasiada facilidad "mitos".. de hábitos y de tormentos con los que viven muchas personas que creen en ellos. Pase por mi vida por muchas fluctuaciones del ánimo..con picos muy altos y por valles muy profundos.
Había meses del año donde me sentía feliz.. llena de vida..llena de ideas.. llena de ganas... llena de sueños y luego había otros meses donde me sentía triste..vacía de vida..vacía de ideas ..huérfana de inspiración de creatividad, desilusionada de que el mundo ya no iba a cambiar, y desilusionada porque yo ya no podía dejar "mi huella en este mundo " y donde ya ni me importaba dejarla.
Y en esas etapas los meses buenos venían con un precio..insomnio, ansiedad, y desenfoque. Me tomo alguna tiempo pero me di cuenta, que no importaba si tuviera miles de ideas, porque no tenia miles de creaciones. Era como si yo fuese una niña radio. 
Y mi radio sonaba todo el dia, toda la noche, sin parar sin dejarme descansar, hasta que drenaba mi energia, hasta que comenzaba la temporada de baja. 
Mi error fue pensar por muchos años que mi problema eran por fluctuaciones de ánimo cuando en realidad eran x energía. 
Así como con el agua la clave es regular nuestra energía, la clave del agua es la regulación y así mismo nosotros tenemos que regular nuestra energía. 

Antes si me sentía triste usaba la palabra triste..cuando uno está triste y no quiere parar de estés triste, se hace preguntas como: ¿porqué no soy feliz?.. o ¿como puedo conseguir la felicidad?  o sea preguntas que son casi imposible de responder, en cambio ahora cuando me siento triste me digo: "tengo el nivel de energía bajo"...y esta frase me permite hacer una pregunta mucho más proactiva que preguntarme porque no soy feliz o cual es el camino hacia la felicidad.
Ahora cuando yo me digo..¡tengo mi nivel de energía bajo¡ entonces esta frase me permite hacer preguntas como: que puedo hacer para recargarme de energía.. "que actividades que me dan energía puedo hacer yo ahora para recargarme".. 
Todos tenemos por lo menos 3 niveles de energía: nivel alto, nivel intermedio y nivel bajo, con niveles intermedios,  y nuestro nivel de energía responden a actividades que nos la hacen perder la energía, nos las drenan o nos la hacen aumentar. Debemos aprender a regular y canalizar nuestras energias, porque tienen un impacto directo en nuestras emociones, y nuestras emociones tienen un impacto directo en nuestra productividad. 
El manejo de nuestra energía tiene tanto impacto en nuestro desarrollo personal y profesional que el manejo de nuestro tiempo que debemos tenerlo muy en cuenta, y tratarlo con la misma urgencia.
¿En que momento de nuestro dia nos sentimos mas llenos de energia?
¿Despues de que actividades te sientes más lleno o vacio de energia?.
¿Que personas en tu vida, te dan o te roban energía?.

Todos deberíamos hacer una lista de que actividades nos dan energía y que actividades nos quitan energía.
Y finalmente debemos identificar que personas en nuestras vidas, nos dan energía y que personas nos quitan energía. 
Nuestros niveles de energía son naturalmente cíclicos, pero a medida que aprendemos a usarlos, los usaremos más a nuestro favor.
Aprovechemos nuestras horas de mayor energia y aprovechemos aquellas actividades que nos dan mayor energia, búscalas. 
Aprecia y mantente muy cerca de aquellas personas que te recargan energía. Todo el poder de generar la energía que necesitamos... lo tenemos. 
Utiliicémoslo para crear, para crear pequeños proyectos que podemos compartir al mundo y dejemos recibir la energía que el mundo nos va a compartir de regreso.



Los enigmas del corazón: el corazón tiene su cerebro - Annie Marquier



Annie Marquier es autora de "El poder de elegir", La libertad de ser o el Maestro del Corazón. Experta en psicología holística y transpersonal. Rigor, disciplina, experimentación, dulzura, inteligencia, arte, conciencia... son palabras que la definen. Annie Marquier es francesa, aunque reside en Québec, Canadá. Allí dirige desde hace 30 años el Instituto para el Desarrollo de la Persona, donde ayuda a las personas a elevar su grado de conciencia o, dicho de otro modo, a encontrarse a sí mismas.
web Instituto: idp.qc.ca/html/el_instituto.html
Que el corazón tiene cerebro es una metáfora, ¿no? 
No. Se ha descubierto que el corazón contiene un sistema nervioso independiente y bien desarrollado con más de 40.000 neuronas y una compleja y tupida red de neurotransmisores, proteínas y células de apoyo.
¿Es inteligente?
Gracias a esos circuitos tan elaborados, parece que el corazón puede tomar decisiones y pasar a la acción independientemente del cerebro; y que puede aprender, recordar e incluso percibir. Existen cuatro tipos de conexiones que parten del corazón y van hacia el cerebro de la cabeza.
Primera...La comunicación neurológica mediante la transmisión de impulsos nerviosos. El corazón envía más información al cerebro de la que recibe, es el único órgano del cuerpo con esa propiedad, y puede inhibir o activar determinadas partes del cerebro según las circunstancias.
¿Significa eso que el corazón puede influir en nuestra manera de pensar?
Puede influir en nuestra percepción de la realidad y por tanto en nuestras reacciones.
Segunda conexión...
La información bioquímica mediante hormonas y neurotransmisores. Es el corazón el que produce la hormona ANF, la que asegura el equilibrio general del cuerpo: la homeostasis. Uno de sus efectos es inhibir la producción de la hormona del estrés y producir y liberar oxitocina, la que se conoce como hormona del amor.
Tercera...
La comunicación biofísica mediante ondas de presión. Parece ser que a través del ritmo cardiaco y sus variaciones el corazón envía mensajes al cerebro y al resto del cuerpo.
Cuarta...
La comunicación energética: el campo electromagnético del corazón es el más potente de todos los órganos del cuerpo, 5.000 veces más intenso que el del cerebro. Y se ha observado que cambia en función del estado emocional. Cuando tenemos miedo, frustración o estrés se vuelve caótico.
¿Y se ordena con las emociones positivas?
Sí. Y sabemos que el campo magnético del corazón se extiende alrededor del cuerpo entre dos y cuatro metros, es decir, que todos los que nos rodean reciben la información energética contenida en nuestro corazón.
¿A qué conclusiones nos llevan estos descubrimientos?
El circuito del cerebro del corazón es el primero en tratar la información que después pasa por el cerebro de la cabeza. ¿ No será este nuevo circuito un paso más en la evolución humana?
¿...?
Hay dos clases de variación de la frecuencia cardiaca: una es armoniosa, de ondas amplias y regulares, y toma esa forma cuando la persona tiene emociones y pensamientos positivos, elevados y generosos. La otra es desordenada, con ondas incoherentes.
¿Aparece con las emociones negativas?
Sí, con el miedo, la ira o la desconfianza. Pero hay más: las ondas cerebrales se sincronizan con estas variaciones del ritmo cardiaco; es decir, que el corazón arrastra a la cabeza. La conclusión es que el amor del corazón no es una emoción, es un estado de conciencia inteligente.
...
Ya ve, el cerebro del corazón activa en el cerebro de la cabeza centros superiores de percepción completamente nuevos que interpretan la realidad sin apoyarse en experiencias pasadas. Este nuevo circuito no pasa por las viejas memorias, su conocimiento es inmediato, instantáneo, y por ello, tiene una percepción exacta de la realidad.
Parece ciencia ficción.
Está demostrado que cuando el ser humano utiliza el cerebro del corazón crea un estado de coherencia biológico, todo se armoniza y funciona correctamente, es una inteligencia superior que se activa a través de las emociones positivas.
Pues parece que nadie lo utilice...
Es un potencial no activado, pero empieza a estar accesible para un gran número de personas.

¿Y cómo puedo activar ese circuito?
Cultivando las cualidades del corazón: la apertura hacia el prójimo, el escuchar, la paciencia, la cooperación, la aceptación de las diferencias, el coraje...
¿Santos las 24 horas?
Es la práctica de pensamientos y emociones positivas. En esencia, liberarse del espíritu de separación y de los tres mecanismos primarios: el miedo, el deseo y el ansia de dominio, mecanismos que están anclados profundamente en el ser humano porque nos han servido para sobrevivir millones de años.
¿Y cómo nos libramos de ellos?
Tomando la posición de testigos, observando nuestros pensamientos y emociones sin juzgarlos, y escogiendo las emociones que nos pueden hacer sentir bien. Debemos aprender a confiar en la intuición y reconocer que el verdadero origen de nuestras reacciones emocionales no está en lo que ocurre en el exterior, sino en nuestro interior.
Ya.
Cultive el silencio, contacte con la naturaleza, viva periodos de soledad, medite, contemple, cuide su entorno vibratorio, trabaje en grupo, viva con sencillez. Y pregunte a su corazón cuando no sepa qué hacer.
Annie Marquier, matemática e investigadora de la conciencia

Liderazgo, toma de decisiones y espíritu de equipo fue la base de la sobrevivencia - Fernando Parrado


Fernando Parrado, uno de los 16 sobrevivientes de la tragedia de los Andes,
a 36 años de aquella historia que asombró al mundo, consiguió conmover a un foro de negocios y capacitación empresarial al transmitir las simples moralejas que le dejaron vivir 72 días en plena Cordillera sin agua ni comida. 
Su presentación, un monólogo sin golpes bajos acompañado por vídeos e imágenes de la montaña, tuvo dos etapas bien diferentes.
 En la primera narró, con un relato íntimo repleto de anécdotas, los momentos que lo marcaron de aquella odisea a 4000 metros de altura en la que perdió a buena parte de sus amigos, además de su madre y su hermana...
 
'¿Cómo es posible sobrevivir donde no se sobrevive?':  
'Sobrevivimos porque hubo liderazgos, toma de decisiones y espíritu de equipo, porque nos conocíamos desde mucho antes', dijo. 
Y arrojó un primer disparador: 
"En la vida el factor suerte es fundamental" 
 
Cuando llegué al aeropuerto de Montevideo no daban número de asiento para el avión. A mí me tocó, de casualidad, la fila 9, junto a mi mejor amigo.
Cuando el avión chocó en la montaña, se partió en dos.
De la fila 9 para atrás no quedó nada.
Los 29 sobrevivientes al primer impacto viajaban en la parte que quedó a salvo.'  De ellos, dijo, 24 no sufrieron un rasguño.
Así, los menos golpeados empezaron a ayudar, actuando como un verdadero equipo. Administramos barritas de chocolate y maní al punto de comer un grano por horas cada uno.
Marcelo, nuestro capitán y líder, asumió su rol para contenernos cuando
le preguntábamos qué pasaba porque no llegaba el rescate.
Decidimos aguantar.' 
Pero días después el líder se desmoronó.
La radio trajo la noticia de que había concluido el rescate.
'¿Cómo hubieran reaccionado ustedes? 
 El líder se quiebra, se deprime y deja de serlo.
 Imagínense que yo cierro esta sala, bajo la temperatura de -14 grados sin agua ni comida a esperar quién muere primero.'
 se hace un Silencio estremecedor de la primera a la última fila. 
'Ahí me di cuenta de que al universo no le importa qué nos pasa.
 
Mañana saldrá el sol y se pondrá como siempre.
Por lo tanto, tuvimos que tomar decisiones.
En la noche 12 o 13 nos dijimos con uno de los chicos:
«¿Qué estás pensando?»
«Lo mismo que vos.
 Tenemos que comer, y las proteínas están en los cuerpos.»
Hicimos un pacto entre nosotros, era la única opción.
Nos enfrentamos a una verdad cruda e inhumana.' 
Desde la primera fila, decenas de chicos llevados por sus padres escuchaban boquiabiertos.
 Parrado apeló a conceptos típicos del mundo empresarial.
 'Hubo planificación, estrategia, desarrollo.
 Cada uno empezó a hacer algo útil, que nos ayudara a seguir vivos: zapatos, bastones, pequeñas expediciones humanas.
 Fuimos conociendo nuestra prisión de hielo.' 
 'Hasta que me eligieron para la expedición final, porque la montaña nos estaba matando, nos debilitaba, se nos acababa la comida.
 Subí aterrado a la cima de la montaña con Roberto Canessa.
 Pensábamos ver desde allí los valles verdes de Chile y nos encontramos con nieve y montañas a 360 grados.
Ahí decidí que moriría caminando hacia algún lugar.' 
Entonces sobrevino el momento más inesperado.  Pero...
'Esta no es la historia que vine a contar', avisó.
 Y contó que su verdadera historia empezó al regresar a su casa, sin su madre ni su hermana, sin sus amigos de la infancia y con su padre con una nueva pareja. 
'¿Crisis? ¿De qué crisis me hablan?
 ¿Estrés? ¿Qué estrés?
  Estrés es estar muerto a 6000 metros de altura sin agua ni comida', enfatizó. 
    Recordó un diálogo fundamental que tuvo con su padre, que le dijo:
 Mira para adelante, anda tras esa chica que te gustaba, ten una vida, trabaja.
 Yo cometí el error de no decirle a tu madre tantas cosas por estar tan ocupado, de no compartir tantas festividades con tu hermana, no darme el tiempo de platicar con ellas mis vivencias, no decirles cuanto las amaba'. 
    Y cerró, determinado:
  'Las empresas son importantes, el trabajo lo es, pero lo verdaderamente valioso está en casa después de trabajar: la familia.
Mi vida cambio, pero lo mas valioso que perdi fue ese hogar que ya no existia al regresar.
  No se olviden de quien tienen al lado, porque no saben lo que va a pasar mañana...' 
    Una interminable ovación lo despidió de pie ..... 
  
     "NINGUN ÉXITO EN LA VIDA, JUSTIFICA EL FRACASO EN LA FAMILIA" 
    Si TU tienes un calido hogar, piensa que al igual que Yo eres una persona con Suerte !!!  Te toco de la fila 9 hacia adelante, y creeme que la mayoria viaja de la 9 para atras.

29/7/17

¿Porqué se produce un infarto y a qué edad es más frecuente?. ¿Cuáles son las causas y como se previene? – Dr. Jorge de Paula

A que edad es más frecuente un infarto. ¿Porqué se produce?. ¿Cuáles son las causas y como se previene? – Dr. Jorge de Paula

Un infarto se produce por una oclusión de una de las arterias del corazón (arterias coronarias). Esa oclusión es una oclusión mixta, porque comienza con una placa de colesterol en la pared de la arteria (placa de ateroma), pero al final termina siendo un trombo oclusivo parcial o total de la luz de la arteria coronaria la que terminar dando el infarto. Por eso decimos que la oclusión es
ATEROTROMBÓTICA.
De manera que para que se produzca una obstrucción tiene que formarse primero una placa de colesterol en la pared (ateromatosis), esa placa de crecer, crecer y crecer (esto lleva años o más bien décadas) y por último esta placa complicarse con lo que se denomina "accidente de placa", es decir que una placa de ateroma que puede ser mediana o grande, se vuelve inestable, sea porque la persona tuvo un evento emocional fuerte, sea una discusión, sea un disgusto grande, sea una pérdida de un ser querido, sea por una comida muy copiosa en grasas, sea un pico de hipertensión arterial, o a veces porque es la progresión natural de un fenómeno biológico preexistente (placa de ateroma a tensión).
 
Cuando se vuelve inestable una placa, expulsa el contenido de colesterol hacia la luz de la arteria, y lesiona el endotelio (capa que reviste la arteria por dentro), y ese endotelio lesionado genera condiciones para que se forme un TROMBO que podrá ser oclusivo (y producir un infarto), o no, eso dependerá de los mecanismos de defensa que actúan cuando se produce una complicación de placa.
Para que quede bien claro el concepto, la lesión ateroesclerótica es muy frecuente en las personas, y esta lesión puede progresar más rápidamente o menos según el cuidado que tengamos en controlar los factores de riesgo (estrés, tabaco, hipertensión, diabetes, sedentarismo, obesidad, colesterol elevado, etc,).
Pasarán algunas décadas para que al llegar a los 30 o 40 años si no nos cuidamos, si vivimos con un estrés que supera nuestra capacidad de manejo fisiológico, etc, esa placa de ateroma (colesterol más otras sustancias), podrá complicarse y en esta edad dar un infarto.

Puede ocurrir y de hecho ocurre con cada vez mayor frecuencia que desde tempranas etapas de la vida según sean nuestros hábitos de vida, (tabaquismo, nerviosismo intenso), ingesta regular de comida chatarra, sedentarismo, cierta predisposición genética, etc, se pueda comenzar a acumular grasa (COLESTEROL MALO o LDL oxidado), en la pared de las arterias, que formarán placas llamadas ateromas.
Es posible que muchas personas mayores de 25-30 años, tengan unas cuantas placas de ateromas en sus arterias, que no sean muy extensas pero ya son una prueba de que la lesión ateroesclerótica ha comenzado y lo más triste es que chicos de 15 o 17 años que están obesos, porque no hacen deporte y acostumbran comer comida chatarra, etc, ya tienen esa mínima lesión ateroesclerótica en la pared de las arterias coronarias.
Eso ya lo sabemos y está documentado gracias a los estudios con modernas técnicas de imagenología que lo muestran claramente
.La diferencia está en que aquellas personas que se adhieren a los hábitos saludables de vida (ejercicio regular, sea caminata activa o trote durante 5 días a la semana por un plazo mínimo de 30-45', adecuado manejo de las emociones y control del estrés, sueño regular, sana alimentación, no tabaquismo, control de la hipertensión arterial, etc), no desarrollarán tempranamente esas placas y si lo hacen progresarán muy lentamente.
Porque la adherencia a los hábitos saludables de vida y de alimentación generará las condiciones para que no progresen o si lo hacen lo hagan muy lentamente. En cambio quienes no se adhieren a estas medidas protectoras de la salud del organismo, "estarán expuestos a mayor riesgo de" progresión de esas lesiones.
Repito: quienes no se adhieren a estas medidas protectoras de la salud del organismo, "estarán expuestos a mayor riesgo de" progresión de la placa de ateroma, y a mayor frecuencia de complicación de la misma, lo que no significa que indefectiblemente sucederá.
Esto tiene relación con la no linealidad y la no predicibilidad de las enfermedades, por eso el cuidado en la aseveración.
De manera que la persona que NO se cuida, o sea que "se está dejando pasar", sea porque fuma, porque come frituras, porque come en exceso, porque siente placer en ingerir diariamente esas variadas y porqué no aceptarlo "deliciosas bombas calóricas" que tenemos a nuestra disposición, porque bebe alcohol en demasía diariamente, porque vive con un estrés que supera su capacidad de homeostasis, generará las condiciones para que la placa de ateroma crezca más rapidamente y de esta forma el proceso de ateromatosis leve progrese a moderado y a severo en pocas décadas.
Conociendo entonces cuales son las causas por las cuales progresan las placas y se complican, ya iremos conociendo la forma de prevenirlas.
En el  video de solamente 3 minutos se podrá ver en forma animada como se produce, como progresa y como se complica una placa de colesterol en la pared de una arteria coronaria.


6/6/17

Inteligencia y amor: el camino hacia el amor empieza en el enamoramiento - Sergio Sinay


La idea del libro es que la inteligencia y el amor son una pareja necesaria, que está divorciada, ha sido divorciada por la cultura, no por la naturaleza. Nosotros somos seres emocionales que razonan, así lo expresa Daniel Khaneman autor del libro Pensar rapido, pensar despacio. 
El camino hacia el amor, empieza en el enamoramiento, que es alto potencial emocional, con un alto grado de desconocimiento de como es el otro, y tal vez un alto grado de ilusion acerca de quien el otro es y de deseo que sea como yo lo he soñado. Ahi empieza un camino que si se cumple va a terminar en el amor. 

De manera que el amor sería más un punto de llegada que un punto de partida.  
Dos personas que empiezan enamorandose, terminan amandose, en un proceso que los lleva del desconocimiento mutuo y un alto grado de pasion, al mutuo conocimiento. Cuando se aman, ya saben quien es el otro, aunque no saben la totalidad del otro, porque cada uno tiene un fondo de misterio. Los misterios se revelan, pero con el misterio se convive. 
El misterio del otro es la parte esencial del otro, al que yo no tengo acceso.
Pero nos vamos a conocer muchisimo en este camino. 

Las parejas felices existen. Aunque quizás tienen menos prensa y visibilidad que las infelices o las insostenibles. 
Es entendible que sea así. Quienes están dedicados a construir y vivir un vínculo de buen amor tienen sus energías puestas en esa construcción, dedicadas a esa tarea cotidiana. 
No son felices para exhibirlo y hacer demostraciones, sino como resultado de un compromiso y una responsabilidad asumidos y experimentados. Por lo tanto nada tienen que demostrar, viven sus vidas. Como en todos los planos, también en el amor la felicidad es la huella de un camino recorrido y no la mera expresión de un deseo.     Las parejas felices no han puesto su meta en la felicidad, sino en mirarse, conocerse, llevar adelante proyectos que les permiten explorar el sentido de sus vidas. Han aprendido a escucharse y, por lo tanto, consiguen que su amor le llegue al amado o la amada de la manera en que él o ella necesitan ser amados.
     Al amar de esa manera el amante enriquece su propio mundo emocional y afectivo y conoce aspectos profundos y muy ricos de sí mismo. Esto no ha ocurrido por arte de magia ni les fue graciosamente concedido. Es producto de un trabajo cotidiano. Porque el amor verdadero, no el de las fantasías y cuentos, se erige ladrillo a ladrillo, día a día a través de pequeños gestos, de oportunas palabras y miradas, de una escucha sensible. También aprendiendo a resolver desacuerdos. Igualmente en la dificultad y en la frustración. Y, como esas flores empecinadas que asoman entre dos piedras, se templa a menudo en el dolor.
     Las parejas felices se constituyen con personas reales, es decir falibles, imperfectas, incompletas, y no con seres impolutos, coronados por un aura de santidad, heroicidad o divinidad. Personas que han aprendido a desilusionarse la una de la otra, a aceptarse y a redescubrirse en nuevos aspectos y dimensiones. Han construido confianza en el tiempo, han sido incluso mutuamente intolerantes antes de alcanzar la paciencia amorosa. 
      Las parejas felices no comen perdices o quizás solo lo hacen ocasionalmente. Se alimentan con el pan de cada día, que ellas mismas amasan. A veces se agasajan con maravillosos banquetes y otras veces ingieren solo lo que hay (y suele ocurrir que, en ocasiones, lo que hay es poco). Para comer perdices se toman el trabajo de buscarlas y cazarlas, y eso lleva tiempo, decepciones y peligros. A nadie se le regala una pareja feliz. Quienes la tienen han sido orfebres que trabajaron con constancia, presencia, responsabilidad, inspiración y voluntad en el tallado de esa joya propia y única.         
     León Tolstoi (1828-1910) abría Anna Karenina, obra maestra imperecedera, con uno de los grandes comienzos de la literatura universal: “Todas las familias felices se parecen, mientras que las desgraciadas lo son cada una a su manera”. En el caso de las parejas felices, en cambio, se puede decir que cada cual es única mientras que la infelicidad amorosa se funda habitualmente en las mismas y repetidas causas.
     Felicidad en la tierra
     El filósofo francés André Comte-Sponville brinda una bella e inspirada descripción de lo que es una pareja feliz. 
“No es –dice- la unión de un hombre y una mujer (o dos hombres o dos mujeres) que han hallado el secreto de la pasión perpetua (…) no es una pareja que ha sabido transformar la falta en alegría, la pasión en acción, el amor loco en amor sabio (…), es una pareja en la que cada uno se alegra de la existencia del otro, del amor del otro por él y por la alegría que hallan juntos, aunque haya días mejores que otros, alegría por habitar el mismo lugar, por vivir el mismo presente y la misma intimidad sin igual” .
     Nada de esto quita, sin embargo, que esas parejas discutan, que tengan ruidosos desacuerdos, que pierdan en algunos momentos la paciencia el uno respecto del otro, que vean naufragar proyectos. Sólo puede conocer la felicidad quien padece también el dolor y la desazón. Si no, ¿cómo reconocerla? Una pareja feliz no lo es de una vez y para siempre, como no lo es una persona. Su logro son los momentos de felicidad, que tanto pueden durar un instante, una tarde, o concentrarse en una mirada, una caricia, un encuentro de los cuerpos, o en el logro de una meta, en la superación de un momento difícil, en un período de armonía o simplemente en la comprobación de la belleza del acompañamiento.
     Las parejas felices suelen ser tan terrenales, tan corpóreas, y suelen habitar escenarios tan comunes y ordinarios, que terminan por pasar inadvertidas. No, nadie agobia a sus amigos y conocidos con interminables relatos acerca de su propia felicidad amorosa. Quien está bien con otra persona está bien consigo mismo, no necesita huir permanentemente de sí para descargar su malestar en otros oídos u otras espaldas. Esto no significa que prescinde de los otros y se encapsula en su propio bienestar de una manera egoísta. Al contrario, quien está mal, quien se siente frustrado, quien padece de un acusado malestar emocional y afectivo tiene dificultad para registrar al otro, para salir de su sufrimiento, para abrirse al relato ajeno.
     Quien se siente feliz tiene tiempo y hospitalidad para escuchar, para recibir a los otros, incluso en la aflicción que los aqueja, y puede esperar hasta el final para hablar de su estado. No será mucho lo que diga, pero será real, cargado de verdad. La verdadera felicidad es discreta, se instala en silencio y fluye. No es estentórea y superficial como la diversión, no necesita manifestarse a cada segundo perseguida por la preocupación de no ser real. Corre como un río subterráneo y emerge periódicamente sin desbordes.
     ¿Cuál es el secreto? No lo hay. No existe una fórmula a adquirir, algo externo que lo promueva. La felicidad no se compra hecha y no hay persona que llegue a la vida de otra con la felicidad debajo del brazo. Como el mismo amor, la felicidad es también una construcción. Y en todo lo que los humanos construimos empleamos la inteligencia. Las parejas felices han puesto la inteligencia al servicio del amor. De eso se trata. El amor feliz es un amor inteligente. Y existe.