31/10/10

Muerte súbita e infarto: ¿es posible prevenir la muerte súbita?

EL 95% DE LAS PERSONAS QUE PRESENTAN MUERTE SUBITA, SE PODRÍAN HABER SALVADO:
Después de más de 20 años de interrogar, tratar y conversar semanalmente con personas que están cursando un infarto cardíaco en la Unidad Cardiológica, me adhiero plenamente a esta cifra que ha estimado el Dr.Valentín Fuster en su libro "la ciencia de la salud". Es que muchas personas que refieren inicialmente no haber tenido ningún síntoma de aviso previo a un infarto, una vez que uno los reinterroga, casi siempre recuerdan algún dolor, o alguna molestia, a la cual no habían dado ninguna trascendencia, a tal punto que ni siquiera la tenían registrada en la memoria. Esos síntomas "de aviso", son de valor para vincularlos al cuadro de infarto, cuando se produjeron en los últimos días o últimas semanas, ya que conociendo la fisiopatología de la complicación de una placa de colesterol en una arteria coronaria, una vez que se inestabiliza una placa, en un plazo no mayor de 15-20 días, termina cicatrizándose (placa que se vuelve nuevamente estable), o termina dando un infarto.
El tiempo de inestabilidad de la placa, se conoce como ANGINA INESTABLE o ANGOR INESTABLE, y como concepto, recordar que la angina inestable es un cuadro grave por ese hecho, de que puede derivar en un infarto en pocos días cuando el proceso de reparación del organismo no logra controlar la situación.
Si bien el 80% de las personas que consultan "temiendo" estar padeciendo un infarto, al final no tienen nada grave, dada la jerarquía del problema que se sospecha, NADIE DEBERÍA TENER MIEDO DE HACER EL RIDÍCULO, si acude a urgencias y al final no resulta en nada serio.
Esta idea la sostiene el Dr.Valentín Fuster en su libro de divulgación médica: "la ciencia de la salud", Cap.XX, titulado: Infarto Cuándo ir a urgencias por un dolor de pecho..
Si bien en muchas situaciones, los síntomas de un problema coronario son claros, en otras tantas no lo son, y estas situaciones son las más peligrosas, porque son las que han llevado a que muchas personas hayan muerto por no consultar, y lo más triste es que no lo hicieron, "por no molestar" o "porque pensaron que no era nada delicado" o "porque subestimaron el síntoma" o" porque pensaron que ya se les iba a pasar".
Esto nos debería llevar a pensar que lo frustrante no debería ser aquel 80% de personas que consultan y "no tienen nada serio", sino pensar que el 95% de las personas que fallecen actualmente por "muerte súbita" de causa coronaria, se podrían haber salvado.
Si bien no hay nadie que esté libres de riesgos de padecer una muerte súbita, las probabilidades de que la padezcan van aumentando con la sumatoria de los factores de riesgo coronario que se tengan, y si bien muchas personas viven teniendo dos o tres factores de riesgo sin padecer una complicación, lo más frecuente que sucede es que a mayor riesgo mayor posibilidad de complicaciones, sea un infarto, sea una angina de pecho o sea una muerte súbita.
Los número indican que de cada 100 personas que sufren un infarto cardíaco, cerca de 30 ya padecían de antecedentes cardíacos, pero para el otro 70% el infarto fue su primer antecedente, ahora si nos circunscribimos a estos 7o pacientes que debutan con un problema coronario, 60 de ellos tenían factores de riesgo conocidos como tabaquismo, hipertensión arterial, exceso de colesterol, obesidad, sedentarismo o una vida cargada de estrés que superaba sus posibilidades de manejarlo, de manera que solo quedará un 10% de pacientes a quienes un infarto les llega sin previo aviso y sin presentar factores de riesgo conocidos.
Para este 10% de personas, es que no tenemos respuestas a su pregunta ¿Dr. porqué a mí?.
Estas limitaciones que tenemos a poder dar respuesta a todos nuestros pacientes, forma parte de lo que metafóricamente decimos como que simplemente seguimos extendiendo el muro donde comienza la oscuridad, y si bien la extensión de luz es cada más mayor, seguimos y seguiremos teniendo espacios donde esa luz no llega.
SÍNTOMAS SUGESTIVOS DE INFARTO O DE SUFRIMIENTO CORONARIO:
1) Dolor en el pecho:es el síntoma más típico, y suele ser en el centro del pecho (precordial), suele ser de carácter opresivo, como si alguien no empuja con una plancha o nos aplasta el tórax (dolor opresivo). Si se trata de un infarto el dolor es CONTINUO, y se prolonga más allá de 20 o 30 minutos.
Es un dolor que no aumenta con la compresión del pecho, ni aumenta con la inspiración profunda ni la tos. (si aumentara con la compresión de tórax, muy probablemente sea de origen parietal y de naturaleza osteoarticular)..(OSTEOCONDRITIS).
Es un dolor además que el paciente no reconoce como haberlo experimentado anteriormente.
Si ese mismo dolor, precordial, opresivo, apareciera antes un esfuerzo y calmara con el reposo, puede tratarse de un dolor coronario que no necesariamente haya llegado al grado de infarto. Este dolor se denomina Angina de pecho, o angor pectoris, y nos anuncia que si no lo tratamos en forma urgente, puede degenerar en horas o días en un infarto.
OTRAS LOCALIZACIONES DEL DOLOR: No siempre el dolor de origen coronario se localizará en el centro del pecho, es habitual su localización a nivel de hombre o brazo izquierdo (mucho menos frecuente brazo derecho), otras veces el dolor es en la espalda, entre medio de los omóplatos o sobre el omóplato izquierdo.
Otras veces el dolor es en la mandíbula, o en el cuello, con sensación de garra en el cuello y otras veces el dolor es en el centro del estómago.
IRRADIACIÓN DEL DOLOR: Es habitual su origen en el centro del pecho, con irradiación hacia brazo izquierdo, hacia espalda, o hacia el cuello.
Fenómenos acompañantes: Sensación de náuseas. Presencia de vómitos. Palidez y especialmente la aparición de INTENSA SUDORACIÓN, con el dolor.
Otras veces se acompaña de desasosiego intenso. Ansiedad inexplicable, y muchas veces sensación de muerte inminente (angor animi).
También puede acompañarse de sensación de ahogo o de falta de aire (disnea), lo cual puede deberse a un cuadro de HIPOTENSIÓN ARTERIAL acompañante o a que el infarto se presenta extenso.
Como cualquiera de estos síntomas puede responder a otras causas que no sean necesariamente un infarto, solamente la consulta y evaluación médico detenida, puede diferencias una causa de otra, por lo que se aconseja no ignorar estos síntomas, ya que si se tratara de un infarto, los minutos cuentan.
DOLOR DE PECHO QUE NO REQUIERE CONSULTA DE URGENCIA: (No es de causa coronaria).
Dolor tipo pinchazo que dura unos segundos y se va (dolores musculares)
Dolor que aumenta cuando uno apreta sobre el sitio del dolor (dolor osteoarticular)
Dolor que aumenta con la tos
Dolores conocidos por el paciente, que se presentaron otras veces y ya han sido evaluados y descartados como de causa coronaria.
1) Día mundial del corazón y como cuidar el corazón desde niño - Dr.Valentín Fuster
2) Infarto agudo de miocardio - Dr.Valentín Fuster
3) Cuidemos nuestro endotelio, uno serán tan joven como lo sea su endotelio vascular - Dr. Jorge de Paula
4) La angina de pecho y la enfermedad coronaria ¿se pueden curar?
5) A que edad es más frecuente un infarto. ¿Como se produce?- ¿Se puede evitar?
6) Que diferencia hay entre trombo y placa de ateroma






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMENTARIOS: