26/5/11

Del determinismo genético a la Epigenética, la consiliencia, la construcción de nuestra salud y la medicina del bienestar



Se estima que prácticamente un 95% de la población tiene genes completamente normales, mientras que hasta el momento se ha podido determinar que solo un 2% de las enfermedades son causadas por genes defectuosos. Sin embargo, el paradigma actual, heredado del siglo XX y basado en el determinismo genético de Charles Darwin del siglo XIX, nos lleva a creer que los genes (el ADN) es la responsable del cáncer, la diabetes, la ansiedad, la agresión, la obesidad, el optimismo, la timidez, la infidelidad y hasta de la felicidad.
Y esto es un problema grave, y el problema es que si bien la investigación científica avanza a una velocidad extraordinaria, la velocidad con la que esos conocimientos se universalizan a toda la comunidad científica y a la población es mucho más lenta, son los problemas TRASLACIONALES, o sea son las dificultades que se generan para que un conocimiento generado a nivel de investigación básica, tenga rápida aplicación clínica y sea además integrado a nivel poblacional.
Por eso es que si bien en los últimos años la evidencia científica es abrumadora en cuánto a que NO SOMOS VÍCTIMAS DE NUESTROS GENES, por todas partes se siguen pensando que los genes son los culpables de la mayoría de las enfermedades.
Eso es lo que se escucha cuando uno habla lee las revistas, cuando habla en una reunión, en los programas de televisión, etc. etc. y esto sigue siendo así. Hay una cultura generalizada en el mundo de que realmente los genes dominan nuestra biología y son los responsables de nuestra biología y de todo lo que nos pasa. Esto un grave problema porque además de ser inexacto y de causar gran confusión, genera una irresponsabilidad de la población para con el cuidado de su salud, porque si los genes son culpables de todo, ¿para qué cuidarnos?. Ese error parte desde Darwin y su determinismo genético y esto ha costado décadas pensamiento erróneo que aún está costando eliminar de la creencia popular. De ahí viene el concepto de que la genética condiciona todo.
La genética determina solo las enfermedades que son monogénicas, pero en la mayoría de las veces lo que hace es generar una predisposición, pero es el medio ambiente el que determinará que se exprese una enfermedad latente o no se exprese.
Y dentro de los factores ambientales que inciden, están los dietéticos, los culturales, los psicológicos (carga de estrés), los emocionales, las vivencias, los temores y también el tipo de personalidad.
Los genes no controlan la biología. Y lo que realmente rige la biología de la célula es la percepción que tiene esa célula del ambiente y si lo llevamos un poquito más arriba, es la percepción de lo que el individuo tiene de ese ambiente. O sea que sería exactamente al revés a lo que se está planteando.
Nuestro grado de percepción de las cosas controlan nuestro comportamiento celular. Y desde el momento que las percepciones pueden o no ser exactas, la célula en realidad es controlada por nuestras creencias, y esto es importantísimo o sea el tema de nuestras creencias, porque son nuestras creencias las que determinan la biología de nuestro organismo. Así lo ha determinado en forma contundente en sus investigaciones el Dr.Bruce Lipton, y lo ha plasmado en su libro: "LA BIOLOGÍA DE LA CREENCIA"
http://conscienciastj.files.wordpress.com/2010/05/la-biologia-de-las-creencias.pdf
Es justamente en el prólogo del mismo que Bruce Lipton realiza afirmaciones como que:
- La carga genética de todo ser viviente no sólo no determina las condiciones biológicas en que se va a desarrollar, sino que ni siquiera es el factor condicionante fundamental. Lo que lo condiciona como organismo vivo es el entorno físico y energético.
- En la evolución no sobreviven los más competitivos, sino los organismos con más capacidad de cooperación, lo que contradice a Darwin
- No somos víctimas de nuestros genes, sino los dueños y señores de nuestros destinos
- Son nuestras creencias las que controlan nuestro cuerpo, nuestra mente, y por tanto nuestra vida
-- La membrana celular es el verdadero cerebro de las funciones celulares, no el núcleo
-- Los pensamientos positivos tienen un efecto intenso sobre el comportamiento y los genes
-- Las células y las personas necesitan crecer y son los miedos los que impiden ese crecimiento.
Nuestra forma de pensar, de ver el mundo, de defendernos de las agresiones físicas y psicológicas, tanto externas como internas, determinarán la posibilidad de estar sanos o de enfermarnos, y si enfermamos, la posibilidad de curarnos o no (con la ayuda de los fármacos).
Un paciente por ejemplo con cáncer tiene que creer que se va a curar, porque si no cree que no se va a curar, por más que reciba el mejor tratamiento, no se va a curar. Esto reafirma la capacidad de la mente humana para sanar o para enfermar. La mente humana y su función, es la causa y la razón de todo lo que existe en el mundo, y es tan poderoso el poder de la mente, para hacer el bien o hacer el mal, que “la mente en su propio lugar y por sí misma puede hacer un paraíso del infierno o un infierno del paraíso”, así lo escribió John Milton en su “Paraíso Perdido”, cuando hacía ya siete años que estaba ciego.
La epigenética es justamente el control por encima de la genética, y es una disciplina médica que actualmente está haciendo tambalear el concepto de determinismo genético.
En años recientes, la epigenética ha demostrado que el genoma es más fluido, y responde al ambiente y como señala el Dr. Frederick Nijhout: “cuando se necesita el producto de un gen, una señal del ambiente, y no una propiedad emergente del mismo gen, es lo que activa su expresión”.
Las enfermedades malignas, en un significativo número de pacientes, son derivadas de alteraciones inducidas epigenéticamente.

Influencias ambientales como la nutrición, el estrés y las emociones pueden modificar la expresión de los genes, sin alterar la huella básica presente en ellos.
Cambiar nuestra visión sobre este aspecto de la biología nos libera de las limitaciones del determinismo genético, ya que nuestro comportamiento biológico está dinámicamente ligado al ambiente.
1) Epigenética - Dr.Fabio Celnikier
http://www.epigenetica.org/?page_id=150
2) La biología de la creencia - Dr.Bruce Lipton
http://drgeorgeyr.blogspot.com/2010/03/las-celulas-y-las-personas-necesitan.html
3) ¿Somos víctimas de nuestros genes? - Dra.Marianella castes
http://drgeorgeyr.blogspot.com/2009/06/somos-victimas-de-nuestros-genes-dra.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMENTARIOS: