8/8/10

MEDIOS MASIVOS DE COMUNICACIÓN Y EDUCACIÓN - Dr. Jorge de Paula


La televisión actual: ¿es realmente educativa?: Esta pregunta fue presentada hace tres años en el foro de Yahoo Respuestas, foro que ha dado origen a este blog, y en virtud de la dimensión que está ocupando este tema dentro de la sociedad, bueno es rescatar algunos conceptos vertidos en aquella oportunidad.
Definitivamente y de la forma como se está aprovechando este recurso a esta altura de la historia, el balance es negativo, por lo menos si nos referimos al Rio de la Plata, que es nuestra área de influencia en cuánto a los principales programas que recibimos por TV Cable. No es cuestión de responsabilizar "solamente" a los productores, o dueños de los canales, (tiene parte de la responsabilidad), pero si insisten con todo tipo de mensajes que apuntan a la guaranguería, a la chabacanería, a la ordinariez y al más absoluto vacío en contenido educativo, es porque miden el rating y comprueban que una proporción importante de la población mira ese tipo de programas.
Forma parte esta realidad de las grandes contradiciones que tenemos los seres humanos, ya que hacemos una encuesta sobre que opinión le merece a la gente programas como INTRUSOS, o BAILANDO POR UN SUEÑO DE MARCELO TINELLI, un gran porcentaje de personas dirán que no es de su agrado, sin embargo a esa hora el 60-70% de los televisores está encendidos en esos programasl.
Quienes están en el tema de la comunicación saben muy bien la influencia que sobre la sociedad y especialmente sobre aquellas personas en proceso de formación de su propia visión de la vida, y su propia identidad personal, tienen estos medios, por lo tanto son responsables de la basura que emiten, que producen o que promocionan. En ciertos programas de difusión masiva en horas pico, la temática de lo sexual nos invade por todas partes, pero no precisamente manejada por especialistas que eduquen, que aclaren, que orienten.
Todo un muestrario de chabacanerías de orden sexual, han pasado a integrar la cotidianeidad de un grupo cada vez mayor de personas, y esa nefasta influencia no respeta clases sociales, nivel económico, ni nivel educativo y lo que es peor, no respeta edades. Constituye todo esto una enfermedad social que afecta en primer lugar las mentes, es un flagelo que afecta el comportamiento de nuestros jóvenes, de nuestros adolescentes y de nuestros niños, porque son ellos los que más les cuesta manejar todos estos estímulos visuales, auditivos y las sensaciones que ellos producen.
¿Viven nuestros niños de ahora “una niñez protegida”?. La impresión que uno tiene es que hasta hace un par de generaciones, los niños transitaban esa etapa de la vida, única e irrepetible, con cierta protección, que se podía alcanzar tomando en cuenta los cuidados necesarios.. Pero actualmente, inmersos como estamos en la llamada “la aldea global”, se los expone a edades muy tempranas, 5, 6, 8 años con imágenes muy desaconsejables para ellos, e inclusive para nosotros mismos.
LA INOCENCIA DE LOS NIÑOS: UN DERECHO QUE NO LE ESTAMOS RESPETANDO: !Cuánto se habla, y se escribe sobre los Derechos de los Niños, y es punto muy importante sobre el cuál trabajar, pero ¿qué se está haciendo para respetar un derecho fundamental, que es el Derecho a su Inocencia?. El derecho que tiene todo niño de poder disfrutar de esa etapa única e irrepetible, donde la inocencia, la candidez, la ingenuidad y la pureza, son sus rasgos más destacados.
Muchos tabúes han sido (felizmente), levantados, eso ha hecho que el término “tabú”, haya quedado como demonizado. Yo he ido al diccionario y he leído que significa un tabú:
Tabú: prohibición de un tema, persona o tipo de conducta.
¿No debería conservarse la prohibición de difundir o comentar ciertos horrores que se cometen?.
Noticias que implican los más variados grados de degeneramiento, actos de perversión, etc, ¿no deberían ser, esos sí temas Tabú?. Pienso que en cierta medida nuestra sociedad ha tabudizado los tabúes.
O sea que nuestra civilización ha entrado en una etapa, donde está prohibido, prohibir, y como nadie se atreve a prohibir, amparados en el derecho a informar, se avasallan estos otros derechos, que muchos consideramos de mayor jerarquía aún.
UNA SOCIEDAD PARADÓJICA Y LLENA DE DOBLES MENSAJES:
Es la actual una sociedad que se muestra profundamente paradójica, llena de dobles mensajes.
Mientras muchos luchan contra la adicción al alcohol, por todos lados reciben mensajes donde se hace énfasis en la vida con el uso de alcohol, con el uso y consumo de drogas legales, y con el uso de las drogas ilegales.
Mientras unos luchan por la pareja estable y mutuamente fiel, por todos lados se hace énfasis en las conquistas sexuales.
De manera que nuestros jóvenes, nuestros adolescentes pero especialmente nuestros niños están expuestos, en mayor o menor grado, a ambientes de inconsistencia y de contradicciones, ello ha permitido que muchas corrientes y movimientos, hayan logrado amplios espacios dentro de nuestra cultura, imponiendo conductas que atentan contra claras normas de moral natural. (La discreción. El recato. El pudor. El cuidado de la vida íntima. El cuidado del concepto. El cuidado de la familia. La dignificación de la conducta).
Estas corrientes de pensamiento, nos impactarán también a nosotros, los adultos en mayor o menor grado, según la firmeza que tengamos sobre determinados conceptos, y según cuán sólida esté nuestra propia escala de valores.
Muchas veces vemos a personas que tratando de desarrollar sus actividades con un claro sentido ético, llegan a veces a dudar de sus principios, frente al embate de pensamientos, ideas y modalidades, que pretenden arrastrar al hombre y a la humanidad hacia los niveles más bajos.
Y si vamos al uso del vocabulario en ciertos programas, la situacion es también catastrófica con una falta absoluta en el cuidado de la palabra, con toda una pléyade de epítetos soeces por doquier y una temática procaz que se generaliza con todo desparpajo.
Las malas costumbres se extienden, el gusto se degrada y la mente de los más vulnerables se corrompe.
LA LENGUA Y EL IDIOMA SON NUESTRA HERENCIA CULTURAL: El mismo idioma se está vulgarizando, y este problema es extremadamente grave porque la lengua es nuestra herencia cultural.
Este es el contexto histórico en el cual todos nosotros estamos inmersos, con factores que podemos modificar, factores que podemos manejar y factores que no podemos manejar.
Pero para modificarlo, primero tenemos que identificar algunas cosas como nocivas, especialmente para nuestros niños y jóvenes, y especialmente porque como hemos afirmado, modifican patrones de aceptación conducta y comportamieto que son la base de la eucación.
Como padres y/o educadores, no debemos olvidar que los adultos somos los principales actores para ayudar a los niños y adolescentes a sobrellevar estas etapas formativas, y debemos saber que contamos para ello con muchas herramientas: - Nuestros ideales de vida.- Nuestros propósitos.- Nuestro ideal de familia y con la fuerza de valores como el afecto, el respeto, la gratitud, la confianza, la paciencia y la tolerancia.
Los adultos continuamente estamos enviando mensajes acerca de nuestra profesión, oficio o actividad, que si bien se pueden circunscribir nuestra percepción de la misma y nuestro grado de gratificación hacia ella, operará de una forma muy nítida sobre los jóvenes y los niños, porque ellos reciben, y procesan y proyectan según nuestro comentarios, que en algunos casos pueden ser optimistas, pero que en muchos otros no lo son.
Los mensajes por lo tanto pueden ser múltiples y muy variados y a veces llegan de forma imperceptible.
Debemos por tanto estar muy atentos de la calidad de los mensajes que enviamos, y deberíamos en lo posible mantener en esto también un equilibrio, ya que si hacemos una reflexión sobre algo negativo o pesimista, bueno sería contrabalancearlo con una observación o proyección de algo positivo y esperanzador sobre el futuro, porque si los niños y jóvenes solo reciben, escuchan o leen información negativa, ¿como podremos pretender que luego puedan tomar decisiones trascendentes acerca de su profesión, de su vida y su futuro?
Entonces no nos puede sorprender que esté indeciso en el momento de una decisión vocacional, o que esté desesperanzado con respecto al futuro.
Es preciso preservarlos a nuestros niños, jóvenes y adolescentes, de toda contaminación perniciosa, y la televisión puede ser una de ellas, ya que es un arma de doble filo: bien usada es un beneficio y un extraordinario aliado para la educación y la formación de las futuras generaciones, y es así que podemos ver muchos programas y canales muy educativos, pero por otra parte muchos programas y muchas señales televisivas lejos de educar, deforman e influyen negativamente sobre muchos educandos.
"Y cuando hablamos de contaminaciones perniciosas nos estamos refiriendo a toda esas formas de expresiones por todos los medios, que degradan nuestra condición humana, y atentan contra nuestra dignidad.
Embanderándose en el “derecho a informar”, violentan la intimidad de miles de hogares, llegando a extremos censurables, al expresar con toda crudeza, detalles obscenos o de una violencia atroz, que al hacerse públicos se convierten en una agresión social, que no mide las perturbaciones que producen sobre todo en las mentes infantiles y juveniles" (Carlos Bernardo Gonzalez Pecotche).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMENTARIOS: