11/10/15

Final de Cyrano de Bergerac - Diálogo con Roxana


Cyrano: Es sábado 26... día de una cita a la cual no puedo faltar..
Roxana: Primo....
Cyrano: Me pondré bien... es la vieja herida, que a veces.... ya sabeís..
Roxana: Me habeís asustado...
Cyrano: no... no es nada.. pronto acabará el dolor...ya ha acabado..
Roxana: Los dos llevamos una herida. Yo tengo la mía. Siempre viva.
La siento en mi pecho cada día.
El papel sigue conservando aquel encanto con manchas de su sangre y de su llanto.
Cyrano: Su carta. Permitidme que vuestra herida comparta. ¿Me la dejáis leer?
Roxana: ¡Oh! ¿Queréis su carta?
Cyrano: Sí. La quiero hoy.
Roxana: Tomad.
Cyrano: ¿La puedo abrir?
Roxana: Abridla, leed.
Cyrano: “Roxana, adiós. Voy a morir. “Quizá sea esta noche, tesoro amado, tengo el alma hita de amor aún no expresado. Y moriré. Jamás, jamás vuestros ojos veré. Aquellas miradas que…
Roxana: Qué bien leéis su carta!
Cyrano: …Aquellas miradas que eran de mi alma la única fiesta. Incluso cuando vuestros gestos eran de protesta. Recuerdo uno adorable que os era peculiar, cuando os tocabais con los dedos la frente y yo quisiera gritar.”
Roxana: ¡Qué bien leéis su carta!
Cyrano: “Y grito: ¡Adiós!”
Roxana: La leéis…
Cyrano: “Mi amor, mi vida, mi tesoro”
Roxana: …con una voz.
Cyrano: “Mi amor…”
Roxana: Con una voz que no es la primera vez que escucho....
Cyrano: “Mi corazón no os dejará ni un segundo porque soy, y también seré en el otro mundo quien os amó desmesuradamente, aquél que…”
Roxana: ¿Cómo podéis leer así? ...  Es de noche.
Cyrano: Es de noche. …
Roxana: ¡Érais vos!
Cyrano: No, no, no…
Roxana: ¡Debí adivinarlo cuando decíais mi nombre!
Cyrano: No, ¡no era yo!.
Roxana: ¡Érais vos!
Cyrano: Os lo juro.
Roxana: Ya veo que sois un generoso perjuro. Las cartas eran vuestras.
Cyrano: No.
Roxana: Las palabras cariñosas eran uestras.
Cyrano: No.
Roxana: ¡La voz en la noche era vuestra!
Cyrano: Os juro que no.
Roxana: El alma era la vuestra…
Cyrano: Yo no os quiero.
Roxana: ¡Me amáis!
Cyrano: Era el otro.
Roxana: ¡Me amáis!
Cyrano: No…
Roxana: Os he desenmascarado.
Cyrano: No, amor mío, jamás os he amado.
Roxana: ¡Cuántas cosas muertas han renacido!. Catorce años habéis enmudecido y esta carta que en mi corazón fue una aleluya llevaba vuestro llanto.
Cyrano: La sangre.... era suya...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMENTARIOS: