25/6/16

Cada día de nuestra vida, estamos construyendo nuestra salud... o quizá alimentando nuestras futuras enfermedades - Dr. Jorge de Paula

¿QUIERO O NO QUIERO TENER BUENA SALUD?.
En el libro "la ciencia y la vida" el Dr.Valentín Fuster dialoga con José Luis Sampedro, sobre temas de la vida y de la salud. 
Ambos temas están tan íntimamente relacionados que podemos entender a la salud como un estado de equilibrio corporal, emocional, de educación y de realización personal. 
Ese estado de equilibrio es el que nos permitirá tantas y tantas veces movernos de un lado para otro y exponernos a los entornos de gérmenes, toxinas o alergenos, sin enfermarnos. 

De pronto hay un día que esos mecanismos protectores no nos pudieron defender, y en ese momento si analizamos detenidamente en la mayoría de las veces podremos encontrar alguna causa, algún motivo que explique ese desequilibrio, en algunos casos excepcionales no encontraremos una explicación... un señal más que la ciencia y el conocimiento es limitado y está en continua transformación. 
Si nos enfermamos debemos considerar no solamente en los consejos que la medicina convencional nos indicará para curar la enfermedad o debilitar los síntomas, sino que muy especialmente debemos analizar las posibles causas que permitieron a nuestros organismo enfermar para poder corregirlas, y debemos fortalecer las defensas naturales para que alcancen su máximo potencial. 
Debemos recordar que cada día de nuestra vida estamos construyendo nuestra salud, o contribuyendo a generar posibles enfermedades: 

http://drgeorgeyr.blogspot.com/2011/07/cada-dia-estamos-construyendo-salud-o.html
Por lo tanto, a la luz del aluvión de evidencia científica hoy sabemos que es lo que deberíamos hacer y que no, para poder tener buena salud. 
Como afirma el Dr.Valentín Fuster, el mayor enemigo de la salud cardiovascular es la sociedad en que vivimos. 
Y no alcanza solamente con convicciones, sino que debemos convertirnos en grandes estrategas para evitar transitar por lo caminos que nos llevan a la enfermedad más precozmente, y transitar por los caminos que nos llevan a la salud.
Lo que antes llamábamos "reunirse a comer un asado", con todo lo que ello traía acarreado, a la luz de los modernos conocimientos sobre el impacto del exceso de grasas de origen animal, de frituras, de harinas e hidratos de carbono sobre la salud de las arterias, nos debería llevar a aplicar una estrategia de cambio para no cometer excesos en esas reuniones tan comunes, y tan atractivas. Para ello deberíamos aplicar un cambio semántico que nos lleve a quienes queremos tener en cuenta estos aspectos, en vez de decir nos reunimos a comer un asado, decir... nos reunimos a "comer ensaladas varias con carnes magras". 
Constituye esto un cambio cultural revolucionario, porque los gustos los construímos desde la infancia, y no solamente tiene que ver con la alimentación, sino también con la cultura y con la socialización. 
Es un cambio imprescindible si queremos proteger no solo a nuestro corazón sino el corazón y las arterias de todos nuestros seres queridos.
¿Se puede limpiar el colesterol de la pared de las arterias?: 
- Depende... ¿ depende de qué?. Depende de una decisión que debemos tomar, y es que si queremos de verdad tener buena salud, o no queremos tener buena salud.
Para que las placas de colesterol depositadas en la pared de las arterias puedan detener su progresión, estabilizarse y lentamente comenzar su regresión, debemos comenzar respondiendo una pregunta fundamental: 
¿QUIERO O NO QUIERO TENER BUENA SALUD?. 
Si la respuesta es afirmativa, debemos comenzar por cambiar hábitos que nos lleven a:
-   Comer menos cantidad de grasa de origen animal. Cambiar la leche entera por leche semidescremada. Vigilar los quesos, y cambiarlos por los quesos magros. 
- Cenar liviano: Cada semana me encuentro con pacientes que han llegado a los 80, 85 o 90 años, con buena salud, y sistemáticamente me detengo a preguntarles, sobre los hábitos de alimentación que han tenido. Una respuesta que se repite en la mayoría de estos pacientes, es que al llegar a los 55-60-65 años, dejaron de cenar opíparamente. Cenan liviano, o muchos no cenan. Se toman un cafecito con leche, con unas tostadas, o una frutas, o una sopa, y a la cama. 
- Comenzar a hacer ejercicio en forma regular. Más vale ser gordito y activo que ser flaco y sedentario. 
- No fumar en forma activa ni en forma pasiva.. (humo del vecino o humo de segunda mano), que es tan nocivo como el ser fumador activo. 
- Comer más frutas y más verduras que nos aportan fibras, vitaminas, minerales, y especialmente los poderosos antioxidantes, que nos ayudarán a mantenernos sanos, y a enlentecer el proceso normal de envejecimiento. 
- Aprender a manejar y controlar el estrés crónico, aprender a manejar y controlar nuestras emociones, debilitando las emociones destructivas que son la causa de la infelicidad humana y aprender a reconocer y potenciar aquellas fortalezas que nos ayuden a llevar una vida más equilibrada, más armoniosa y más plena. 
1) Listado de 20 emociones destructivas que son causa de la infelicidad humana:
http://drgeorgeyr.blogspot.com.uy/2015/09/listado-y-desarrollo-de-las-20.html
2) Las 24 fortalezas de las personas felices: Martin Seligman:
http://drgeorgeyr.blogspot.com.uy/2013/08/las-24-fortalezas-personales-que-son-la.html

- 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMENTARIOS: