23/12/11

Navidad 2011: El espíritu de la Navidad y su mensaje para toda la humanidad - Dr.Jorge de Paula


Cada año al aproximarse las clásicas FESTIVIDADES de Navidad y Año Nuevo, algo especial nos sucede y también le sucede a los seres que nos rodean, ese algo especial genera una atmósfera de encantamiento que se palpa por todas partes ... "es el espíritu navideño" que con su capacidad transformadora nos envuelve y contagia a unos más y a otros menos, pero nadie puede abstraerse completamente de ese clima. Desde ese momento y quizá por algunas semanas, nos sumaremos a ese gran universo de personas que generación tras generación nos lleva a comportarnos de una manera especial. Diversos sentimientos de profunda naturaleza social, religiosa, espiritual y cultural, se amalgamarán con vivencias de lejanos años de la infancia, a lo que se sumarán en mayor o menor medida nuevos proyectos y deseos de mejores tiempos para la familia, la sociedad, el país o la humanidad entera.
Sentimos como afloran y reverberan los recuerdos de felices días vividos en otras tantas “navidades”, los cuales se irán sumando progresivamente al calendario de nuestra existencia.








Ese "espíritu navideño" será más o menos grato, intenso o envolvente, o estará más o menos mezclado con nostalgia o recuerdos amargos, según hayan sido nuestras vivencias o experiencias pasadas, según como nos haya bendecido o castigado la vida, pero muy especialmente según sea nuestra capacidad de lectura del pasado, de manejo de los recuerdos, de visión del presente y de proyectar nuevos sueños y esperanzas hacia un futuro próximo o lejano.



Así como nos quedamos subyugados o extasiados cuando vemos un atardecer magnífico, o cuando vemos el rostro de un bebé, también nos sucede que cuando vivimos estas festividades, percibimos que existen posibilidades en nuestra vida, que "nos las estamos perdiendo", por estar continuamente ensimismados en la vorágine de problemas, de situaciones, de temores, de incertidumbres que nos ocupan la mayor cantidad del tiempo. Es el "ruido ambiente" que no nos permite percibir la "sinfonía de la vida".



Hoy sabemos que al vivir en una sociedad de vértigo, de hiperaceleración, de hiperexigencias tanto desde afuera como desde dentro de nosotros mismos, hemos generado un torbellino mental que en muchos casos que puede llevar compulsivamente a bombardearnos con mensajes, información, necesidades y preocupaciones, que solo conseguirán alejarnos de la posibilidad del disfrute diario de la vida.



Estas fiestas tradicionales como la Navidad, nos permitirán comprobar una vez más que para poder cambiar el mundo debemos comenzar por realizar cada uno de nosotros ese cambio necesario, que cuando este "espíritu navideño" nos envuelve, nos lo está mostrando, al comprobar la fuerza con la que afloran y se expresan los mejores y más sanos afectos, así como deseos de paz, armonía y felicidad para todo nuestro entorno.



!Cuántas veces el pensar en la proyección que sobre la humanidad pudiera tener, el poder mantener este “espíritu navideño” durante los 365 días del año, nos llena de entusiasmo y optimismo en las reservas humanas de la sociedad!.



Pero la realidad año a año nos muestra que ese “estado de bondad interior generalizado”, se comienza a apagar con la apertura del último regalo de reyes, y desde entonces por otros once meses y medio, para una considerable proporción de seres humanos, los días se asemejarán unos con otros, en su medida de tiempo y de contenido, en su amanecer y en su atardecer, y en su secuencia rutinaria, que los dejará mayormente con una sensación desagradable más que de disfrute pleno de la vida y sus posibilidades. Cuando logramos descubrir que "en las pequeñas cosas de la vida, están las grandes cosas", y logramos dar respuestas a las grandes interrogantes de la vida, y dar valor a las aparentemente pequeñas cosas como la amistad, la familia, los amigos, el trabajo, la vida, la naturaleza, y el poder valorar y agradecer la presencia de la luz, del sol, del agua, de la tierra que habitamos o en la posibilidad que tenemos de ver, de escuchar, de movernos o de comunicarnos, nos estaremos volviendo mucho más centrados y en armonía con nuestro ser, y desde nuestro ser con ese Ser esencial que a todos nos incluye. Esas pequeñas grandes cosas, como acariciar a un semejante, alimentar a un animal, observar un pájaro, o escuchar a un jilguero, nos enseñará el valor de sentirnos bien sin necesitar pagar dinero por ello. Cuando Víctor Hugo nos recuerda en su poema "te deseo" que es necesario plantar una semilla, por más minúscula que sea, ya que al acompañarla en su crecimiento, podremos descubrir y maravillarnos de cuantas vidas esta hecho un árbol.



Estos pequeños grandes descubrimientos son los que determinarán las características de nuestras relaciones personales, y nuestra relación con el mundo y con el cosmos, y llevarán a experimentar esa sensación muy parecida a los que entendemos como "felicidad".



En octubre de este año 2011 visitamos una vez más la ciudad de Colonia del Sacramento (ROU) y caminando por la ciudad vieja vi una pintura en un atellier y había allí una frase de Hermann Hesse que habla de la belleza y de como podemos construirla: "la mitad de la belleza depende del paisaje; y la otra mitad, de la persona que la mira.



Los más brillantes amaneceres; los más románticos atardeceres, los paraísos más increíbles; se pueden encontrar siempre en el rostros de las personas queridas.



La belleza no hace feliz al que la posee, sino a quién puede amarla y adorarla.



También recordaré de este año 2011 a Irena Sendler quién pudo haber sido Premio Nóbel de la Paz en el año 2007, "el ángel del Ghetto de Varsovia", recomiendo leer sobre su vida, Irean me dejó esta frase: No se plantan semillas de comida, se plantan semillas de bondades. Traten de hacer un círculo de bondades, éstas los rodearán y los harán crecer más y más"...



Es cierto que en estos días cuando el "espíritu navideño" nos envuelve, andamos sembrando semillas de bondad, pues tratemos de continuar esa siembra mientras el árbol de navidad esté guardado en la despensa, esperando un nuevo año.



http://www.youtube.com/watch?v=9PKTwsCfsOE&list=HL1324675473&feature=mh_lolz





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMENTARIOS: