13/2/16

Como superar la frustración y evitar a las personas negativas y pesimistas - Dr.Valentín Fuster

LAS 4 T y las 4 A del círculo de la motivación. 
Como médico y científico Valentin Fuster fundamenta sus consejos en la observación de cientos de casos reales que ha vivido en sus más de 45 años de médico. 
¿Cómo conseguimos superar la frustración cuando ésta nos invade?.
¿Cómo logramos hallar o crear los estímulos necesarios para seguir avanzando?.
En su opinión, es un viaje que debemos emprender que nos permita entender quienes somos realmente, aceptarnos y construir una vida que sea coherente con nuestra persona y nuestros sueños.
A lo.largo de ese viaje será imprescindible que nos apoyemos en familiares y amigos, que encontremos orientación en la figura de un guía o tutor y, a la vez, que aportemos nuestro granito de arena para contribuir una sociedad mejor.
La buena noticia es que TODOS PODEMOS HACER ESE VIAJE.
La mala, es que no hay atajos.
Es un recorrido que requiere valentía, fuerza, optimismo, generosidad y perseverancia.

Las cuatro T son las cuatro tareas o estados de ánimo para alcanzar la madurez personal que nos ayudarán a sentar los simientos necesarios para recorrer el círculo hacia la SATISFACCIÓN.
Tareas (Ts): - Tiempo para reflexionar; 
- Talento por descubrir
- Transmitir positividad.
- Tutoría: estar motivados siempre por aprender algo nuevo.

A eso se agregan las cuatro A que son cuatro acciones vinculadas con la sociedad que nos permiten tomar impulso para subir la pendiente del circulo, dejar atrás el desencanto y avanzar hacia la satisfacción.
Acciones (A): - Actitud positiva.
- Aceptación.
- Autenticidad.
- Altruísmo

LOS FRENOS PARA ASCENDER EN EL CÍRCULO DE LA MOTIVACIÓN: 

En ese ascenso por la espiral del círculo que nos lleve a alcanzar la satisfacción profesional y personal encontraremos barreras. Al esfuerzo descomunal para no desanimarnos y permanecer motivados, deberemos sumar un esfuerzos adicional para no sucumbir a las fuerzas negativas que nos impiden avanzar.
Algunas personas no sólo no transmiten optimismo, sino que además frenan los sueños y los proyectos de los demás. Lamentablemente, estos individuos negativos que obstruyen cualquier iniciativa próxima a ellos, abundan en la sociedad y en muchas ocasiones hasta ocupan cargos importantes en empresas. 
Diariamente tengo que vérmelas con sujetos así y parte de mis trabajo consiste en convencerlos, esquivarlos o neutralizarlos.
Estas personas bloquean cualquier idea con afirmaciones como:
"esto no va a funcionar"
"No podremos hacerlo"
"Eso es imposible"
"No, nosotros no lo hacemos así"
Estas personas minan nuestro entusiasmo, dañan nuestra motivación y pueden contagiarnos su desaliente. 
Representan un lastre añadido en nuestra lucha por alcanzar un futuro mejor.
Diariamente nos cruzamos con estas personas de dos maneras. De forma directa en reuniones, charlas por teléfono o trámites cotidianos. De forma indirecta como usuarios de internet en redes sociales y como participantes, animadores de programas o consumidores de ciertos medios de comunicación.
Algunos comentaristas, columnistas o blogueros irradian negatividad, pesimismo, intolerancia, malestares constantes y no son capaces de hacer aportaciones constructivas o acertadas hacia la sociedad que critican.
También están los internautas, que, sistemáticamente, entran en páginas web para criticar sea un restaurante, un hotel, una tienda, un consultorio médico o cualquier otro servicio que hayan probado en las últimas 24 horas. No me refiero, obvitamente a las quejas fundadas y legítivimas de un consumidor, sino al comentario venenoso o al que surge de la exigencia ilimitada de personalidades egocéntricas e inconformistas. 
Tras observarlos detenidamente durante años, he llegado a la conclusión de que estos "interruptores de sueños" se pueden clasificar en seis grandes grupos: 
1) Personas con un gran complejo de inferioridad que necesitan frenar a los demás para demostrar que tienen alguna parcela de poder;



2) Cargos intermedios que intentan ascender y son prisioneros de una pulsión constante por agradar a sus superiores y trepar;




3) Individuos que sin tener maldad o mala intencionalidad, son muy negativos y pesimistas y tiñen con esa impronta todos sus  comentarios, sus análisis, sus temáticas.

4) Egomaníacos que no saben escuchar a los demás y solo atienden y se escuchan a sí mismos. Cuando hablamos ya nos damos cuenta que ni están registrando lo que estamos diciendo sino que solo están en su temática y en lo siguiente que nos van a decir. 
En ese contexto es que aplico este refran: "aprende a regalar tu silencio, a aquellos que no valoran tus palabras".
Así como por analogía también podemos aplicar este otro: "Aprende a regalar tu ausencia, a aquellos que no valoran tu presencia".



5) Personas con una tormentosa confusión mental que no les permite impulsar un proyecto propio o ajeno por simple que sea;
6) Individuos cuyo único objetivo en la vida es sobrevivir y sólo son capaces de valorar los proyectos que los mantienen a flote.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMENTARIOS: