4/7/13

Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada - Edmund Burke

Edmund Burke (1729-1797) fue un político, escritor y pensador irlandés quién fue nombrado por el Dr.José Nun en una reciente entrevista televisiva que le hicieran en el programa Código Político.
Al comienzo de la misma José Nun hace una distinción entre lo que es un Partido Político y lo que son las Facciones políticas y cita justamente el pensamiento de Edmund Burke:
"Un partido político es un conjunto de ciudadanos “bien intencionados” que quieren llevar adelante sus ideas para el bien común".
En cambio "una facción es un grupo de individuos que quieren ocupar cargos, ganar dinero y perpetuarse en el poder".
La entrevista se puede escuchar en este sitio y tiene muchas reflexiones que son muy profundas y muy acertadas y se vinculan con otra frase que ha popularizado Edmund Burke y que la hemos adoptado como título de este artículo del Blog:
Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada.


La ocasión es buena entonces para recordar otras frases que han vuelto célebre a este pensador político irlandés del siglo XVIII.
 
"Las personas que nunca se preocupan por sus antepasados jamás mirarán hacia la posteridad".
 
"El pueblo no renuncia nunca a sus libertades sino bajo el engaño de una ilusión".
 
"Nunca puedes planear el futuro a través del pasado".
 
Ningún grupo puede actuar con eficacia si falta la cohesión; ningún grupo puede actuar con cohesión si falta la confianza; ningún grupo puede actuar con confianza si no se halla ligado por opiniones comunes, afectos comunes, intereses comunes.
 
La superstición es la religión de las mentes débiles.
 
Hay un límite en que la tolerancia deja de ser virtud.
 
La tiranía de una multitud es una tiranía multiplicada.
 
La sociedad humana constituye una asociación de las ciencias, las artes, las virtudes y las perfecciones. Como los fines de la misma no pueden ser alcanzados en muchas generaciones, en esta asociación participan no sólo los vivos, sino también los que han muerto y los que están por nacer.
 
La libertad abstracta, al igual que otras simples abstracciones, no puede ser encontrada.
 
El amor celoso enciende su antorcha en el fuego de las furias.
 
El favoritismo nos grava más pesadamente que muchos millones de deuda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMENTARIOS: