13/1/14

Así como el ejercicio llama a la salud, el sedentarismo llama a la enfermedad - Salud y cambio de hábitos en adolescentes y jóvenes - Dr. Jorge de Paula


Seis de los diez factores de riesgo identificados por la OMS como determinantes de las enfermedades crónicas (hipertensión arterial, colesterol LDL elevado, índice de masa corporal, consumo inadecuado de frutas y hortalizas, falta de actividad física y consumo excesivo de alcohol) están vinculados a la alimentación y a la inactividad física y son factores sobre los que se puede incidir.
Esto nos lleva a reforzar el compromiso con "la promoción de hábitos saludables a través del fomento de una alimentación saludable, de la promoción de la actividad física, el aprender a manejar las emociones y las tensiones en un mundo competitivo, demandante, hiperexigente y el aprendizaje a manejar el estrés en una sociedad hedonista, consumista y que no pone límites, por lo que está completamente fuera de control.
El desarrollo de campañas de sensibilización y de concienciación a nivel comunitario, debe incluir la presencia en las redes sociales y la inclusión de las  nuevas tecnologías para bajar los mensajes que conduzcan a construir nuestra salud y no a construir nuestra futura enfermedad.
Mensajes dirigidos a la reducciòn del consumo de sal y de grasas saturadas, la promoción de una vida activa, y la adopción de hábitos de vida saludables, que orienten al fomento de una alimentación equilibrada, variada y moderada  y de la práctica regular de la actividad física, deben formar parte de todos los eventos que los jóvenes participan, porque si bien nos ha costado mucho tiempo comprenderlo, hay una realidad que rompe los ojos: "así como el ejercicio y la alimentación y la vida moderada llama a la salud, el sedentarismo, los excesos y el no ponernos límites llama a la enfermedad".
Si bien los adultos son más reaccios a realizar grandes cambios, "los adultos no cambiamos nos dice el Dr.Fuster), y en general solo lo hacemos cuando la enfermedad nos acorrala, también para ellos van estos mensajes que apuntan a poder aplicar un modelo de "buenas prácticas" de intervención en población adulta, para la mejora de los hábitos de salud integral, precisamente orientado a la modificación de hábitos de vida vinculados a los principales factores de riesgo cardiovasculares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMENTARIOS: