12/9/14

Como retrasar el envejecimiento del cerebro y evitar el Alzheimer - Dr.Francisco Mora

El envejecimiento es un proceso que en primer lugar no tiene porque tener ninguna connotación de patología, porque el envejecimiento puede ser un proceso fisiológico, que dependiendo de los estilos de vida, se alcanzará en forma más lenta o más acelerada. El ser humano es lo que aprende y memoriza. Hay datos muy contundentes que entre los 26 y 30 años comienza un proceso de cambio debido a que perdemos la protección natural que teníamos para defendernos de los temibles radicales libres. Es entonces el momento de comenzar a cuidarse sí o sí, si ya no lo veníamos haciendo antes. El cerebro envejece y hay datos que a partir de esa edad cambia la capacidad atencional, cambia la y cambian los patrones de sueño del individuo. Cambia el sueño profundo por el sueño superficial. ¿Y porqué se produce este cambios se pregunta Paco Mora en su libro?. La naturaleza ya ha supuesto que a esa edad ya hemos nos hemos reproducido nuestra especie y está previsto que para que esa persona pueda cuidar de su descendencia, tenga un sueño más liviano. LOS 12 CONSEJOS PARA RETRASAR EL ENVEJECIMIENTO:
1. COMER MENOS: Comer produce radicales libres, o sea el alimento como tal produce sustancias que produce este proceso deteletéreo que es el envejecimiento.
Es el primero que coloco porque comer todo lo que se nos apetece es el camino más rápido para envejecer, porque comer más de lo que necesitamos aumenta el estrés oxidativo del organismo que agrede a las proteínas, a los lípidos, al ADN y al cerebro.
Porque en los alimentos están los radicales libres que oxidan a nuestro organismo.
Pero también menos comida potencia la producción de nuevas neuronas en el hipocampo, la región encargada del aprendizaje y la memoria, aumenta la sinapsis y favorece los mecanismos de reparación neuronal.

2. DEPORTE DE FORMA REGULAR. Men sana in corpore sano. Al practicar deporte aeróbico de forma habitual y continuada segregamos unas sustancias que repercuten en una mayor plasticidad del cerebro. Se potencian las sinapsis entre neuronas, la clave del aprendizaje y la memoria

3. EJERCICIO MENTAL. Hacer ejercicio mental todos los días. Jubilarse no implica sentarse en el sofá de casa a ver la tele, hacer crucigramas o leer. Debemos estimular la mente con retos; por ejemplo: aprender un idioma nuevo. Es una tarea fascinante, que requiere esfuerzo, pero que produce mucho placer, porque es útil y porque provoca la admiración de los demás.
4. VIAJAR MUCHO. Viajar requiere, en esencia, aprender y memorizar, adquirir percepciones y memorias nuevas. La rutina es nefasta para el cerebro. Además, viajar genera un cúmulo de emociones, que es realmente lo que mueve a nuestras neuronas.

5. VIVIR ACOMPAÑADO. Una buena salud mental pasa por tener relaciones buenas y constantes con los demás. La transferencia emocional tiene muchas ventajas sociales. Quienes viven en pareja y tienen amigos se adaptan mejor a los cambios.

6. ADAPTARSE A LOS CAMBIOS. Adaptarse quiere decir también asumir los tiempo que corren. Si nos aislamos, si decimos “yo ya soy muy mayor para esto”, lo único que conseguimos es estresarnos emocionalmente.

7. EVITAR EL ESTRÉS CRÓNICO. El estrés crónico tiene muchas consecuencias dañinas sobre el organismo y el cerebro, libera de forma constante hormonas glucocorticoides que afectan directamente al cerebro. Lo mejor para contrarrestarlo es practicar deporte.

8. NO FUMAR. Este hábito puede producir pequeños infartos cerebrales y declinar las funciones mentales. La nicotina produce una reducción de la memoria y la atrofia y la muerte de las neuronas. Además, aumenta el estrés oxidativo en el cerebro

9. DORMIR BIEN. Necesitamos entre siete y ocho horas de sueño reparador cada noche para que nuestro cerebro pueda borrar aquella información innecesaria y reforzar los conocimientos aprendidos. También para reparar tejidos dañados.

10. EVITAR EL APAGÓN EMOCIONAL. La motivación, la ilusión, la emoción, es lo que nos empuja a tener ganas de vivir. Ése es el motor que llevamos dentro y que nos mueve a querer seguir estando vivos.

11. AGRADECIMIENTO. Agradecer es uno de los gestos humanos más bellos, que une a quien agradece y a quien recibe el agradecimiento. La vejez es un tiempo sano de agradecer, de dar, de crear nuevos lazos y dejar atrás antiguos lastres que eran causas de tensiones, angustias y pesadumbres.

12. LAS PEQUEÑAS COSAS. Ser mayor, de mente clara y sano es un privilegio. Disfrutemos de las pequeñas cosas, sin crearnos necesidades por las que tengamos que luchar para conseguirlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMENTARIOS: