29/9/14

XXIII Semana del Corazón: Consultas cardiológicas más comunes - La enfermedad cardiovascular como un continuo evolutivo - Dr.Jorge de Paula

EL CONTINUO EVOLUTIVO DE LA ENFERMEDAD CARDIOVASCULAR: Teniendo en cuenta que la enfermedad cardiovascular forma parte de un continuo evolutivo que puede comenzar a veces muy tempranamente con los factores de riesgo que se adquieren ya en la niñez o adolescencia,  (como la obesidad y el sedentarismo), y que continuará con el agregado de nuevos factores de riesgo como el tabaquismo en la juventud, y  proseguirá hacia la 3ra.década de la vida con la insulinorresistencia, el hiperinsulinismo, las dislipidemias o la prehipertensión,  y que si la persona continúa desoyendo todos los consejos, todos los mensajes o todas estas señales, hacia la cuarta o quinta década de la vida este continuo  evolutivo se presentará recién ahí con las enfermedades constituídas en su máxima expresión, sea la diabetes, la hipertensión arterial o la enfermedad coronaria con el infarto de miocardio, podemos ir intuyendo cuáles serán las consultas más habituales según las diferentes décadas de la vida.
ADOLESCENTES Y JOVENES: HIPERTENSION ARTERIAL, COLESTEROL ELEVADO, MAREOS, ARRITMIAS
Las personas más jóvenes van a control para diagnóstico de hipertensión arterial,  o control de cifras de colesterol elevado detectados muchas veces en los controles  rutinarios de carné de salud.  También en esta franja etaria, digamos de menores de 30 años, hay algunas consultas por arritmias (palpitaciones) o mareos durante esfuerzos intensos.
Resulta paradójico que habiendo un porcentaje representativo  de jóvenes con obesidad y sedentarismo, en esta franja etaria, no son captados por los sistemas de salud para  hacerles cambiar sus hábitos poco saludables.
DECADA DE LOS 30 AÑOS:
En la década de los 30 años, se presentará una nueva y  valiosa oportunidad para captar personas aún a tiempo para que puedan abandonar el camino al que los está conduciendo ese continuo evolutivo de la enfermedad cardiovascular.   
En esta década muchos jóvenes están sufriendo un cambio en su metabolismo y comienzan a ganar peso, especialmente en la circunferencia abdominal que representa una zona potencialmente peligrosa para el desarrollo de hipertensión arterial, de ateroesclerosis y de trastornos del metabolismo de los azúcares.
DECADA DE LOS 40 AÑOS, COMIENZAN LOS INFARTOS PARA LOS HOMBRES QUE NO SE CUIDARON:
Una vez que avanzamos y alcanzamos la década de los 40 y los 50 años, tenemos las consultas por enfermedades coronarias ya constituídas,  y continuarán las consultas por hipertensión arterial, así como también por los trastornos del colesterol, sea para diagnóstico, seguimiento o tratamiento.
DECADA DE LOS 60 AÑOS, COMIENZAN LOS INFARTOS PARA LAS MUJERES:
Si bien las mujeres comenzarán a padecer problemas cardiovasculares más tardíamente que los hombres, cuando empiezan a padecerlos, la enfermedad tiende a progresar más rápidamente, si no se toman las medidas correspondientes.  
Existen notorias diferencias entre los sexos que determinan que los hombres comienzan más tempranamente con los problemas coronarias  y sus complicaciones mayores como el infarto o la muerte súbita, pudiendo comenzar a ocurrir estas tragedias ya en la década de los 40 años, en cambio las mujeres comenzarán a padecer estas graves complicaciones más de una década después.
Existe por tanto a favor de la mujer una protección conferida por los estrógenos (estradiol), mientras se encuentren en la edad reproductiva activa, esto es una gran ventaja natural sobre los hombres.
Esta ventaja natural se pierde en gran medida, en aquellas mujeres que fuman, de manera que el tabaquismo sea activo o de las fumadoras pasivas, le contrarresta una enorme protección conferida por la naturaleza.  
Esta realidad es dramática, y los números son contundentes, desde que estudios  han demostrado  un aumento de la incidencia de infarto en mujeres menores de 50 años de un 3% en 1995 a un 11% en el año 2010, aumento vinculado en forma casi directa al aumento del tabaquismo en mujeres. Una vez entrada la edad de la menopausia, las mujeres tienen mayor porcentaje de sufrir problemas coronarios que los hombres, con el agravante de cuando sufren un infarto tienen menor porcentaje de éxito en los tratamientos de revascularización que los hombres.
Varios son los factores señalados para explicar estas diferencias, entre los cuales se señalan el hecho de que cuando están padeciendo un infarto, las mujeres son “mas aguantadoras” y  a veces retrasan la consulta por un tiempo.  
Estas demoras representarán más músculo miocárdico perdido, y mayor extensión del infarto, con la consiguiente peor evolución a corto, mediano o largo plazo.
Otra diferencia vinculada a los sexos, se relaciona a las diferencias anatómicas entre las arterias coronarias de los hombres y las mujeres.  
Los hombres por su contextura anatómica y fisiológica tiene arterias coronarias más grandes y las mujeres tienen arterias más finas y muchas veces más tortuosas, lo cual lo cual representa mayores grados de dificultad a la hora de revascularizar esos vasos.
 DECADA DE LOS 60 AÑOS, INSUFICIENCIA CARDÍACA UNA VIA FINAL COMUN DE OTRAS PATOLOGÍAS CARDIOVASCULARES:
 

Hacia la década de los años 60 y especialmente luego de los 70 años y más se suman a las anteriores, las consultas por insuficiencia cardíaca, una patología que representa la vía final común de todas las anteriores, una enfermedad que significa que ya hay daño de la función cardíaca, sea por infarto, sea por hipertensión arterial, sea por daño en las válvulas del corazón o sea por arritmias.
Es en esta etapa donde la cardiología ha demostrado también grandes progresos terapéuticos, aumentando notablemente tanto la calidad de vida de estos pacientes, como la cantidad de años que se puede vivir con estas afecciones, por lo que un motivo de consulta muy frecuente en estas décadas es el control y la repetición de medicamentos.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMENTARIOS: