29/9/14

XXIII SEMANA DEL CORAZON: ¿Cree que los uruguayos tienen conciencia de la salud cardiovascular? - Dr. Jorge de Paula

¿Cree que los uruguayos tienen conciencia del cuidado de la salud cardiovascular?
El problema de la falta de conciencia con el cuidado de la salud en general y la salud cardiovascular específicamente no solamente abarca a los uruguayos, sino que es un problema de la sociedad actual, y para tener una confirmación contundente de ello, basta recordar que el mensaje del Día Mundial del Corazón del año 2012, que fue especialmente dirigido a los niños, porque  los niños de hoy están más expuestos que antes a padecer problemas cardiovasculares más tempranamente y aumentan su riesgo cardiovascular futuro por dos motivos principales:
a) porque  tienen poco control sobre un medio ambiente que se ha vuelto muy agresivo.
b)   Porque los adultos no toman en cuenta que  los problemas relacionados a la salud cardiovascular futura comienzan en esta etapa.

Bueno es repetirlo, porque lo afirma la OMS… “los adultos no toman en cuenta que los problemas relacionados a la salud cardiovascular futura comienzan en la niñez temprana”. 
Y comienzan con los malos habitos de alimentación y con el sedentarismo, y comienzan con la exposición al humo de tabaco, como seguimos viendo en automóviles donde algunos adultos exponen a los niños al humo de segunda mano, tan nocivo como el humo directo.
Esta primer reflexión es para tener una idea de que en líneas generales no existe esa noción del continuo evolutivo de la enfermedad cardiovascular y ese es un problema mundial.
Si pasamos al análisis por franjas etarias, tanto los adolescentes como los jóvenes en general no solamente no tienen conciencia sobre la importancia de la salud,  sino adoptan una actitud desafiante hacia los factores de riesgo cardiovascular. Es una etapa donde la enfermedad o el inevitable proceso de envejecimiento del organismo, se verá como muy lejana, es una etapa también donde los jóvenes se sienten “millonarios en salud”, y así la van regalando en forma progresiva.
Una vez que se ha alcanzado una edad más madura, se comienza a evaluar los cuidados de la salud, y en estas etapas  también podemos hacer una distinción entre el sexo masculino y el sexo femenino. Es conocido que las  mujeres en general cumplen en forma más regular con los chequeos médicos, con los controles, con las visitas al médico, se hacen su tiempo. Los hombres posponen más, y aunque puedan tener igual conciencia de la importancia de los chequeos, muchas veces no se hacen el tiempo para los mismos.
Esto puede tener una explicación ancestral, en cuanto a su impronta maternal, que implica el cuidar y el cuidarse, por algo las niñas eligen las muñecas para jugar, y las cuidan, las peinan, las visten, y desde ahí ya se van potenciando esas condiciones.
Alcanzada ya la quinta o sexta década de la vida, y una vez que ya se ha contraído una enfermedad cardiovascular manifiesta  sea un infarto o una hipertensión arterial, o una cirugía de by-pass,   ahí en general  los uruguayos toman conciencia del cuidado de su salud, especialmente en los primeros meses después de sufrir una enfermedad.  Lamentablemente pasado un tiempo, un porcentaje significativo de personas van olvidando las promesas que se hicieron cuando cursaban la etapa aguda de la enfermedad. Este abandono de parte del tratamiento, o pérdida de la adherencia es más marcado también en hombres que en mujeres.  Acá la mujer vuelve a tener cierta ventaja para continuar su adherencia a los controles y tratamientos, a tal punto que no es raro ver casos en que las esposas conocen  más de la medicación de sus esposos que los mismos afectados.
Pero la idea no es tomar conciencia cuando la enfermedad ya se ha manifestado, porque ahí ya llegamos tarde con la prevención.
El desafío está en tomar conciencia mucho antes de ello, en las etapas tempranas de ese continuo evolutivo cardiovascular, y fue apuntando a ese concepto que el Dr.Favaloro manifestó en 1993 que “la enfermedad coronaria es una enfermedad pediátrica”. Sus mensajes a favor de la promoción de la salud desde la infancia ha sido continuado por el Dr.Valentín Fuster, quién es hoy el abanderado mundial de esta cruzada a favor de una salud integral desde la infancia.
Sus libros como  “la ciencia de la salud”, la cocina de la salud, o monstruos supersanos,  o sus proyectos a través de la fundación SHE, (http://www.fundacionshe.org/es/) o del programa SI (Salud Integral en las escuelas) (http://si.fundacionshe.org/portal/2313/programa_si.aspx), son pioneros a nivel mundial.
En Uruguay muchos organismos e instituciones están en esta línea, sea desde    dependencias del MSP, desde la Facultad de Medicina, desde la Comisión Honoraria para la Salud Cardiovascular, desde las Intendencias, en nuestras escuelas,  o en proyectos comunales para tratar de cambiar una realidad que cuesta mucho cambiarla, la Semana del Corazón constituye un ejemplo de toda esa movida que si bien se intensifica durante esta semana, debería tener la misma energía todos los días del años, porque todos los días de nuestra vida, estamos construyendo nuestra salud, o contribuyendo a alimentar nuestras futuras enfermedades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMENTARIOS: