8/11/15

Neuroplasticiad Vs. Neurorigidez - Y como podemos ser artífices de nuestro destino...Joe Dispenza




Las neuronas son tridimensionales, y el cerebro humano adulto con sus 1.350 gramos de peso, posee alrededor de 100 mil millones de neuronas... (100.000.000.000), y algo más sorprendente aún es que cada una de ellas puede establecer relación con varias miles de otras neuronas, se estima que con alrededor de 10.000, de manera que las posibilidades de interconexión son de una complejidad tal, que no podemos ni imaginar.  
Aprender significa crear nuevas conexiones sinápticas entre neuronas.
Lo que permite que se  esas conexiones o sinapsis se establezcan entre las neuronas  es el aprendizaje, y lo que permite que se hagan más firmes y más duraderas es la REPETICIÓN, y lo que permite que lo aprendido nos cambie la vida es que se produzca una sincronización verdadera entre lo que pensamos y lo que sentimos, esto significa una profunda interconexión e interrelación entre el cerebro pensante (corteza frontal) y el cerebro emocional (el que hace las cosas) y el  cerebelo que es el que integra en forma automática nuestras acciones cuando ya están bien firmes. 

HOY PODEMOS ELEGIR ENTRE NEUROPLASTICIDAD O NEURORIGIDEZ:
Cada vez que aprendemos algo, se forman neurocircuitos, que son esas conexiones que se establecen entre las neuronas, que se pueden ver en el vídeo. 
La neuroplasticidad es la habilidad de cambiar el alambrado sináptico del cerebro... de cambiar los neurocircuitos, o los neuromapas por otros nuevos. 
Al recibir nueva información con atención, al registrar experiencias y al mantener un estado modificado del ser, es esa plasticidad la que nos permite evolucionar nuestras acciones o modificar nuestra conducta de modo que podamos hacer mejor las cosas en la vida.
Por el contrario, la que llamaríamos "neurorigidez" es el usar nuestras conexiones sinápticas precableadas, es decir, nuestras memorias automáticas, sin hacer nuevas conexiones. 
Los cerebros Con nuevas experiencias no aprendemos nada nuevo, porque nuestra rigidez no nos permite ni siquiera hacer la lectura acertada de ellas. 
Rigidez es procesar los mismos pensamientos, realizar las mismas acciones y luego esperar que ocurra algo distinto.
Para tener idea del tamaño de cada neurona, 100.000 (cien mil) de ellas caben en un grano de arena. 
La mente es el cerebro en acción, es el cerebro trabajando, es un producto de la actividad del cerebro. 
El lóbulo frontal es la base de nuestra voluntad, de nuestro aprendizaje, de nuestra intención, de nuestra atención, la toma de decisiones, el análisis crítico, el arte y la ciencia nacen allí, gracias a la actividad de ese lóbulo frontal es que podemos controlar nuestra conducta, es como nos concentramos. 
Además la actividad de nuestra corteza prefrontal es lo que puede atenuar y encauzar nuestras reacciones emocionales. Esa parte de la corteza cerebral prefrontal (que está justamente detrás de la frente), es la parte más nueva y más evolucionada del cerebro y del sistema nervioso, y es la parte más neuroplástica de todo el cerebro.
Cuando el lóbulo frontal trabaja correctamente nos permite que un pensamiento sea más real que todo lo demás. 
Y esto es porque tiene conexiones a todas las partes del cerebro y puede acallar todos los demás circuitos para que nada más se pueda procesar salvo ese pensamiento. 
Así es como puede modificar nuestra conducta y combinar todas estas redes neuronales dentro de nuestro cerebro para crear una nueva idea.
En cada lugar donde una neurona se conecta con otra, intercambian información. 
Podemos decir entonces que "aprender es hacer nuevas conexiones sinápticas".
Y si hoy aprendimos algo... en el vídeo de arriba podemos ver por primera vez en la  historia de la humanidad,  que es lo que sucede dentro de nuestro cerebro... cada vez que aprendemos algo nuevo se producen cambios físicos dentro de nuestro cerebro.
Cada vez que aprendemos algo nuevo, miles de neuronas lograron conectarse entre sí.... y eso lo podemos ahora ver en vivo y en humanos.
Y esto es lo que Joe Dispenza llama ..."el fenómeno AJA"... y esto es lo que ayuda tanto a aquellas personas que no pierden su capacidad de asombro, su capacidad de maravillarse ante fenómenos cotidianos, que no le pasan desapercibidos. 
Y microscópicamente eso se correlaciona dentro del cerebro con la interconexión de una red neuronal completa con otra red neuronal completa.... obteniéndose como resultado algo más asombroso aún, y es que la suma de las partes, es mayor que el todo. 
Y de pronto comunidades enteras de  neuronas, comienzan a intercambiar información. 
Y esto es el cambio, esta es la oportunidad que podemos tener de comenzar a desconectarnos de aquel antiguo yo, para comenzar a vivir en el nuevo yo.
Aquel antiguo yo, que durante muchisimos años de la vida estuvo en una atmósfera de negativismo, de rumiación, de que todo siempre me sale mal, de que no sirvo para esto o para aquello, de que no voy a poder lograrlo, que se mantiene siempre pensando lo mismo, es aquello que llamamos PSICORRIGIDEZ, es un estado donde la mayoría de nuestros pensamientos están enfocados en el recuerdo de algo negativo, o triste que pasó hace 15 o 30 años, y que hace que nuestra vida esté aún muchos años después determinada, marcada por aquellos eventos, y consciente o inconscientemente tenemos la tendencia a estar reforzando, fortaleciendo y reafirmando esos neurocircuitos negativos que nos dejan amargados, desesperanzados del futuro, de nuestras posibilidades, de avisorar cambios positivos en nuestra vida, y nos transforman en personas amargadas, quejosas, víctimas de esto o de aquello. Algo así como ante un problema, tendemos más bien a ser parte del problema y no parte de la solución de los problemas. Y esto es terrible, porque nos empuja hacia abajo, nos deprime, no impide ver lo bueno de la vida, y esos pensamientos que están tan a flor de piel porque reponden a neurocircuitos que siempre estamos hiperactivando, nos llevan a aquellas acciones o inacciones y esto configura circuitos negativos de retroalimentación. 
COMO PODEMOS CAMBIAR ESTA REALIDAD Y PASAR A SER ARTÍFICES DE NUESTRO DESTINO:
Tenemos dos sistemas de memoria: el declarativo y el no declarativo (el subconsciente).
Las memorias declarativas son memorias EXPLÍCITAS : conocimiento y experiencia, hechos y eventos, filosofía y experiencia, y cuando aprendemos algo nuevo, todo lo que se ha aprendido queda aquí, programado en el neocortex, en el cerebro, y empezamos a pensar en esto y a analizarlo y a reflexionar sobre ello y a meditar sobre ello, al hacerlo vamos a organizar los circuitos en el cerebro.
Pero cuando finalmente aprendemos la información, y la aplicamos, la personalizamos, la demostramos, modificamos nuestra conducta, ahí si vamos a tener una nueva experiencia y esa nueva experiencia va a crear una nueva emoción, y ahora tenemos dos cerebros funcionando juntos, el cerebro pensante y el que siente. 
Tenemos mente y cuerpo comenzando a unificarse.
El conocimiento es el precursor de la experiencia. 
Cuando hacemos lo nuevo una y otra vez, activamos este sistema de memoria no declarativo, subconsciente. 
Este es el sistema de memoria IMPLÍCITO  en el cual el cuerpo lo ha hecho tantas veces que ahora sabe más que el cerebro, ahora se ha convertido en el cerebro. 
Aquí es cuando mente y cuerpo están trabajando juntos. 
Aquí están nuestras habilidades, nuestras conductas, nuestras reacciones emocionales, nuestros condicionamientos. 
Es nuestra memoria asociativa y una vez que estamos ahí, en este estado del ser, significa que mente, cuerpo y alma han comenzado a trabajar juntos.
Una persona intelectualmente puede declarar que quiere ser feliz, pero su ser está infeliz porque simplemente es una habilidad que debe adquirir. 
Cuando la mente quiere una cosa y el cuerpo quiere otra, no se responden nuestras plegarias, no podemos cambiar.
La persona que realmente quiere cambiar, si comenzara a volverse consciente y hacer que sus pensamientos inconscientes, sus acciones inconscientes y sus sentimientos inconscientes se vuelvan conscientes, comenzará a controlarlos, y si comienzan a practicar este nuevo ser, de pensar a hacer, ese nuevo estado químico interno que memorizó, ahora será superior a cualquier cosa en su vida externa.
Ese nuevo estado energético, responderá a quién estamos siendo y será quén organice los eventos y las experiencias para que vengan a nosotros y eso da un estado de plenitud, de alegría y de armonía en la vida, que nunca podíamos imaginar hasta que lo sentimos y lo vivimos.
COMO PODER REPROGRAMARNOS MENTALMENTE: 
Cuando practicamos meditación, comenzamos a practicar mentalmente esos nuevos mensajes positivos, optimistas, esperanzadores, por poder debilitar aquellos neurocircuitos de la negatividad o del pesimismo, practicarlos, repetirlos, sentirlos, hasta que se nos hagan conocidos y muy familiares.  
Esta práctica mental milenaria, básicamente trata de pensar en quién queremos convertirnos, quién queremos ser, y promueve practicar una acción antes de hacerla. 
Imagimos y visualizamos el nuevo ser que queremos ser, y reproducimos constantemente ese mensaje a a nivel de la mente para que se haga cuerpo también en la voluntad, y debe hacerse todos los días, para que se formen estos nuevos circuitos. 
Entonces uno va a decir en su mente cómo pensaría una persona con la característica que queremos adquirir, por ejemplo, una persona saludable.
 ¿Cómo pensaría una persona saludable? 
¿Cómo actuaría? 
Quiero ser y soy saludable. Y a medida que se empieza a enviar esas señales a las neuronas, al principio hay un problema: están todas esas otras neuronas que están disparando al mismo tiempo y dicen ...
"yo no soy saludable"
"esas cosas no son para mí"
"ya soy muy viejo para empezar a cambiar"
"no vas a empezar a hacer el ridículo con esas cosas raras de meditación"
"mejor vete a dormir, empieza mañana, esas son cosas de los orientales"... etc. etc. Podemos insistir y decir una y otra vez nuestro nuevo pensamiento, y cada vez más fuerte. 

El proceso de hacerlo una y otra vez en forma repetida, con una férrea intención, tarde o temprano se convertirá en una señal más fuerte, sólida, hacia las células. 
Y una vez que ésta sea la señal más fuerte que llega a la célula, el circuito va a tener que cablearse de manera permanente.
La FE mueve montañas dice la escritura, y las personas de FE, las personas religiosas, las personas espirituales, acrecientan condiciones como el altruísmo, la filiación y el amor por la humanidad. 
Como afirma Marcos Aguinis en Nuevos Diálogos: "la religión cumple y cumplirá una tarea maravillosa al contribuir al orden anímico del mundo". 
La humanidad necesita consuelo, sentido y moral", y la espiritualidad religiosa bien encausada ha obrado cambios formidables en millones de personas, generación tras generación, desde el comienzo de los tiempos.
El recuperar valores, el reafirmarlos, el llenar vacíos existenciales, el encontrarle un sentido a la vida, sea por el camino que sea, es otra forma de cambiar esos neuromapas y generar nuevos circuitos.
El desarrollo de aquellas fortalezas interpersonales que implican cuidar y ofrecer amistad y cariño a los demás, aumenta la valoración de la persona e influyen en su autoestima. 
Tener importantes y valiosas relaciones con otras personas, en particular con aquellas en las que el afecto y el cuidado son mutuos, generan bienestar y equilibrio emocional. 
LA GOMA QUIMICA  (FACTOR DE NEUROCRECIMIENTO) QUE FORTALECE LOS NUEVOS CIRCUITOS DEBE SER SUSTRAÍDA DE LOS VIEJOS CIRCUITOS NEGATIVOS:
Sólo hay una cantidad de factor de neurocrecimiento en el cerebro y la neurona comienza a robar el factor de neurocrecimiento de las antiguas  conexiones. 
Y a medida que empieza a cablear permanentemente, comienza a sacar el pegamento de las que están a los costados, y cuando pasa eso se van despegando, se empiezan a debilitar esos viejos pensamientos negativos, y empieza a debilitarse esa desagradable sensación de no quererse a sí mismo, de pensar que no valgo, de vulnerabilidad ante aquellas voces que nos tiran para abajo, o de pensar que somos débiles de salud, y que somos enfermos.  
Habrá ahora una nueva y muy fuerte señal hacia nuestro cuerpo... soy saludable, soy valioso, soy buena persona.... yo valgo... yo puedo y tengo derecho a ser feliz...
Hemos comenzado a cambiar los horizontes de escasez, de negatividad o de enfermedad, por los horizontes de abundancia, de positividad, de esperanza y de salud.
Ahora cuando apliquemos este nuevo paradigma con éxito, nuestro cerebro ya no será un registro del pasado, sino que será un mapa hacia nuestro nuevo futuro. 
Vivir según esta ley es vivir según esta ley que llamaríamos "ley cuántica", que nos ha demostrado que nuestro ambiente es una extensión de nuestra mente. 
Si cambiamos nuestra mente, nuestra vida debería cambiar.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMENTARIOS: