18/6/11

En cada momento podemos expresar nuestra humanidad o nuestra animalidad



En este vídeo encontraremos las respuestas a esta tremenda interrogante:
http://video.google.com/videoplay?docid=586198331681031227#



Vivimos en un mundo construído por nuestro cerebro y por nuestro bien unas veces nos muestra cosas que no están y otras veces nos esconde cosas que sí están.
Nuestro cerebro nos engaña, cuando recordamos y cuando pensamos en nosotros mismos, cuando soñamos y cuando percibimos la realidad que nos rodea.
Nuestro cerebro finge, adultera, falsifica, pero tiene buenas razones para hacerlo.




Nuestro cerebro es un dispositivo fruto de la selección natural y está a dedicado al servicio de un organismo vivo… NOSOTROS, y ¿cual es la meta de todo organismo vivo?.. LA SUPERVIVENCIA.
Nuestro cerebro busca nuestra supervivencia a toda costa y a veces para conseguirlo es capaz de suplir la información que le falta por fantasías y confabulaciones.
Lo importante es que la información no nos falte, aunque parte de ella no sea exacta.
Lo importante es que la realidad se nos presente con un sentido completo y coherente, que creamos que todos nuestros comportamientos estén bajo nuestro control, que nuestra memoria parezca un reflejo de lo ocurrido.
Para nuestro cerebro es mucho más importante contarnos una historia consistente aunque sea falsa, que contarnos una historia verdadera que no nos cierra totalmente.
Vivimos en un mundo construído por nuestro cerebro y por nuestro bien unas veces nos muestra cosas que no están y otras veces nos esconde cosas que sí están.




Todas estas conclusiones son del Dr.Steven Rose neurobiólogo inglés que estudia el cerebro humano y la forma como procesamos la información, vemos entonces como estaremos condicionados a tomar por cierta determinada información (aunque sea falsa) por el hecho de hacer sintonía con lo que ya pensamos o creemos previamente y vemos como pordemos descartar o ni siquiera procesar determinada otra información porque no está en sintonía con lo que yo creo o pienso previamente.
El mundo real es menos importante que el mundo que necesitamos.
Los objetos que vemos, escuchamos y tocamos, pueden ser reales, pero lo que experimentamos como realidad es una ilusión construída en nuestro cerebro.
Nuestra memoria no es de fiar, no funciona como una cámara fotográfica y mucho menos como un disco duro de un ordenador.
Unas veces para conseguir un recuerdo coherente el cerebro rellena los huecos de la memoria con contenidos imaginados e irreales.Otras veces almacenamos información en forma insconsciente, información que al salir a la superficie parece algo maravilloso y sobrenatural.
La actitud, la emoción, la imaginación y lo vivido, todo ello influye en nuestros recuerdos.
Lo cierto es que vivimos en un mundo construído por nuestro cerebro y por nuestro bien unas veces nos muestra cosas que no están y otras veces nos esconde cosas que sí están.

1) Un viaje al interior del cerebro humano - Carl Sagan
Desde el cerebro reptiliano al neocórtex
http://drgeorgeyr.blogspot.com/2010/03/un-viaje-al-interior-del-cerebro-humano.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMENTARIOS: