9/11/12

Como combatir el estrés, antes de que nos cause daño

EMOCIONES, PENSAMIENTOS, CREENCIAS, CULTURA Y ANTÍDOTOS PARA EL SUFRIMIENTO, LA ANSIEDAD Y EL ESTRÉS:

Emociones destructivas serían aquellas que aumentan la distancia entre la realidad y percepción que tenemos de ella (apariencia individual) y están muy bien definidas por Mathieu Ricard en: 
y veremos se caracterizan por resultar dañinas para uno mismo o para los demás.
Pero las acciones no son buenas o malas en sí mismas o porque alguien así lo decida.
No existe tal cosa como el bien o el mal absolutos, sino que el bien y el mal sólo existen en función de la felicidad o el sufrimiento que nuestros pensamientos y acciones nos causan a nosotros mismo o a los demás.
"También podemos diferenciar las emociones destructivas de las emociones constructivas atendiendo a la motivación que las inspira (como, por ejemplo, egocéntrica o altruista, malévola o benévola, etcétera,).
Así pues, no sólo debemos tener en cuenta las emociones, sino también sus posibles consecuencias.
"Asimismo, es posible diferenciar las emociones constructivas de las destructivas examinando la relación que mantienen con sus respectivos antídotos.
Consideremos, por ejemplo, el caso del odio y del amor.
El ODIO podría ser definido como el deseo de dañar a los demás, o de destruir algo que les pertenece, o les es muy querido. La emoción opuesta es la que actúa como antídoto del deseo de hacer daño, en este caso sería "EL AMOR ALTRUÍSTA". 
Y decimos que sirve de antídoto directo contra la animadversión porque, aunque uno pueda alternar entre el amor y el odio, es imposible sentir, en el mismo momento, amor y odio hacia la misma persona o hacia el mismo objeto.
Cuanto más cultivemos, por tanto, la amabilidad, la compasión y el altruismo –y cuanto más impregnen, en consecuencia nuestra mente y nuestros sentimientos, más disminuirá, hasta llegar incluso a desaparecer, el deseo opuesto de inflingir algún tipo de daño.
"También hay que puntualizar que, cuando calificamos de negativa a una emoción, no queremos decir, con ello, que debamos rechazarla, sino que es negativa en el sentido de que redunda en una menor felicidad, un menor bienestar (o en un malestar) y en una menor claridad mental (u oscurecimientos mentales como los nombra Matthieu Ricard) y todo ello nos lleva a una mayor distorsión de la realidad".
Dr. George Blog: Emociones destructivas, como comprenderlas y ...
drgeorgeyr.blogspot.com/.../ansiedad-ira-y-falsas-ilusiones-como.ht...

 Por lo tanto esas llamadas “emociones destructivas” son paralizantes, como caso del miedo, o nos llevas a deteriorar y destruir nuestro vínculos (como el caso de la ira), o nos impiden disfrutar de la vida, o de aquellas pequeñas cosas que por nuestro estado de ansiedad interior, no podemos disfrutar.
Mucho tienen que ver nuestros pensamientos con la lectura que hacemos de cada una de las circunstancias que la vida nos presenta, de manera que para la psicología cognitiva, las emociones serían el resultado de los pensamientos y estos están continuamente influenciados por nuestras creencias, por nuestra ideología, por nuestra religión o por distintos sesgos que nos distorsionan la interpretación de las cosas (todo aquello que aumenta la distancia entre la realidad y las apariencias).
La Dra.Graciela Moreschi analiza desde su artículo "emociones destructivas" http://gracielamoreschi.com.ar/las-emociones-destructivas/
"Si yo creo que soy una persona de mala suerte, estaré destacando todos los hechos que confirmen dicha apreciación y tendré pensamientos del tipo : “todo me sale mal” “nunca puedo esperar que me ocurra nada bueno” y por cierto quien piense así, es probable que sienta emociones negativas.
Todo el mundo alguna vez las ha sentido, el problema es cuando son recurrentes y afectan nuestro comportamiento normal. Y esto está estrechamente ligado al tipo de pensamientos que el individuo emplea.
De ahí la importancia que tiene para un terapeuta cognitivo detectar y corregir a aquellos pensamientos disfuncionales. 
Por cierto que estos pensamientos implican creencias y a su vez las forman. Esto significa que las creencias limitantes dan origen a pensamientos disfuncionales y a su vez, estos generan o corroboran las creencias limitantes.
La cultura por su parte atraviesa las creencias de las personas, por eso podemos decir que hay diferencias según el género, la edad y la condición social de las personas. Lo mismo ocurre con las emociones. Éstas como expresión de los pensamientos y las creencias son diferentes según estas características.
Por ejemplo al hombre le está más permitido competir, la rivalidad es parte de su formación, y no está mal visto, mientras que la mujer debe disimularla.
Entonces aparece la envidia, o directamente una rivalidad encubierta , porque no está habilitada para competir. Esto hace que la emoción se degenere.
En cuanto a los celos no me atrevería a decir que las mujeres son más celosas, creo que celan de manera diferente.
Los hombres son muy posesivos y muchas veces disimulan sus celos a través de conductas dominantes y controladoras.
TERAPIA COGNITIVO CONDUCTUAL Y TERAPIA GESTALTICA:
Dos tipos de terapia por caminos diferentes nos ayudarán a manejar estas emociones, la Cognitiva Conductual y la Terapia Gestáltica.
La cognitiva trabajando sobre los pensamientos y las cogniciones, y la Gestáltica lo hace trabajando directamente sobre la emoción. Ambas ayudan a madurar estos aspectos de la personalidad .
La idea no es reprimir la emoción, sino comprender de dónde surge y trabajar con la idea que la origina, en el caso de la Cognitiva, mientras que la Gestáltica aceptará dicha emoción, y utilizará su energía para la maduración y el crecimiento de la persona.
Clifford Greetz afirma: "cultura son las conversaciones que nos sostienen", a tal punto influye que en base a temáticas que seleccionemos, las lecturas que hagamos de las cosas o nuestra pacidad de análisis, fortaleceremos emociones constructivas o de emociones destructivas.
De nosotros dependerá cada día, que saquemos a relucir nuestras grandezas o nuestras miserias y según tomemos por voluntad, por distracción o por inadvertencia uno u otro camino, muy diferentes serán los resultados.
En un entornos social que fomenta la competencia, la rivalidad, el consumo y el tener, esto puede fomentará celos, envidia, miedos, ansiedades, que serán más intensas en algunas personas que en otras. Hay personas que sobrellevan de mejor manera y otras no.
Es importante que quien se descontrola pueda advertir qué tipo de pensamientos interviene en la producción de una emoción.
Para la terapia cognitiva, el pensamiento genera una emoción. Por ejemplo si yo pienso, ella tiene lo que a mi me falta, la suerte la ha beneficiado y a mi no, soy un fracaso. Además de bronca probablemente sienta envidia y odio por el otro.
No es lo mismo esto que pensar: ¿cómo me gustaría tener eso?. Quiero ver qué hizo esa persona para conseguirlo, porque yo también quiero algo así. La usaré de modelo. Ante el mismo deseo, hay resoluciones diferentes.
Esta sería la manera de trabajarlo desde la parte cognitiva.
La terapia Gestáltica reconocería que hay dos partes, la que siente la emoción es la que desea estar en el lugar del otro. La incentivaría a reconocer su deseo y a tratar de lograrlo a través también de la imitación o tomando de modelo al otro.
Como vemos ambas llegan al mismo resultado aunque por medios diferentes. Una trabajando directamente con la emoción, y otra con el pensamiento.
NEUROCIENCIAS Y NEUROPLASTICIDAD:
Las neurociencias han demostrado que el cerebro goza de plasticidad , esto quiere decir que se abren nuevas vías, que se generan nuevas neuronas, cosa que antes no se pensaba.
También debemos saber que muchos medicamentos impiden la apoptosis celular, es decir la muerte celular programada. Pero lo más importante a este nivel es el trabajo activo.
Así como el estrés produce catecolaminas y muerte celular, la meditación, el trabajo con las emociones y las cogniciones acertadas y no distorsionadas, nos ayudarán a salir de ellas.
De ahí que es fundamental comenzar a trabajar con las emociones de manera temprana.
Sería muy beneficioso implementar un plan de educación emocional en las escuelas primarias de manera de enseñar a trabajar activamente con las emociones, la frustración , la espera,  etc.
Los Orientales apuntan a no apegarse a lo material, dar por sentado que todo es pasajero.
Tener una actitud de desapego, es algo muy difícil de lograr para nuestra cultura.
Quienes lo consiguen, son justamente aquellas personas que comprenden que la verdadera plenitud se alcanza cuando orientamos nuestras acciones al bien general, o cuando sentimos que formamos parte de algo más grande que nosotros mismos.
Esto que el Dr.Valentín Fuster señala como el "Quinto principio" en su magistral conferencia a los jóvenes universitarios y que se puede leer acá: http://drgeorgeyr.blogspot.com/2009/02/etica-y-humanismo-en-la-universidad.html
Quinto Principio: Una vez que se prosigue con paciencia, aceptando el tiempo necesario para la maduración personal, una vez que se descubre el talento o talentos personales y se persiguen con vigor, una vez que se tiene la fortuna de disponer de tutor o tutores, y una vez que se decide tabular o limitar las ambiciones a un enfoque muy concreto, al menos al comienzo de una carrera, estos cuatro principios contribuyen a una parte de aquella “plenitud” personal a que aludíamos al comienzo. Sin embargo, el quinto y último principio, tal vez el más importante, es el de alcanzar la máxima o total plenitud o felicidad tal como propugnó Aristóteles; esto es, el de poder transmitir el máximo bien a aquellos que nos rodean. Me atrevería a decir que tal generosidad es y será siempre la base de la felicidad.
El arquitecto universal Antonio Gaudí es un modelo fiel de este quinto principio de transmisión o proyección personal, en su caso de proyección religiosa. Él fue un hombre profundamente religioso que basó su propia existencia en el trabajo como un sacrificio lleno de devoción, de ejemplo y de proyección personal. Con su poderosa imaginación y una ingenuidad muchas veces casi infantil, con una tenacidad sin fin y con un gran espíritu franciscano pleno de espiritualidad, construyó solamente una veintena de edificios que exaltan belleza y atraen a todos, grandes y pequeños, los cuales ven la obra de Gaudí con unos ojos llenos de inocencia y de proyección hacia ellos. Se ha dicho que la arquitectura del maestro entra por los ojos y va directamente al alma, no necesita explicaciones de los críticos ni estudios históricos.
Es curioso, pero mi experiencia como médico y como investigador biomédico trabajando en muchos y diversos entornos me ha enseñado la gran semejanza caracterológica entre los humanos, independientemente de su situación económica, social, racial o religiosa. Pero también me ha enseñado que cada uno de nosotros podemos y tenemos mucho a ofrecer y transmitir, que cada uno de nosotros tenemos algo de Gaudí.
Creo que es este aspecto positivo, humanístico-ético y transmisible de la individualidad humana lo que se debe descubrir y promocionar desde el nacimiento hasta la vejez y pasando por la Universidad. Así pues, desearía creer más globalmente, que es potencialmente posible, que cristianos, judíos, musulmanes y gentes de otras religiones, y que las tres grandes civilizaciones del Este, Islámica y del Oeste, puedan unirse bajo un principio moral común. Éste seria el de preservar, respetar y no destruir la vida humana; considerar la vida y la existencia humana como el valor más racional, sagrado e indestructible, ello independientemente de todo contenido ideológico.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMENTARIOS: